Opinión

El revés de la trama

 
1
 

 

Barbosa.

Repantigado en el mullido sillón, Gil recibió el informe de uno de los drones que vigilan el amplísimo estudio y sobrevuelan además la vida pública mexicana: “asunto calcetas presidenciales, aclarado”. Fiuu, en México había preocupación e inquietud: ¿por qué el presidente usa sus calcetas de corredor al revés? Gilga se devanó los sesos y buscó en los libros que han hecho escuela sobre la ontología del mexicano. Consultó en Justino Fernández, Santiago Ramírez, Octavio Paz y la respuesta que Gamés condensó después de sus lecturas fue contundente: Peña Nieto usa sus calcetas al revés porque le da su regalada gana, pero la democracia exige transparencia.

Gamés siente que para este asunto del derecho y el revés, se requiere un hombre enérgico. Adivinaron: Virgilio Andrade. Viryi, por favor, investigue el asunto con la misma tenacidad, encomio, interés y sobre todo, rapidez que ha invertido usted en la 'casa blanca'. De hecho, podría informar de ambos asuntos al mismo tiempo: Grupo Higa compró unas calcetas, luego compró otras calcetas de enfrente y se las vendió muy baratas, casi regaladas, al presidente. En fon.

Todos tranquilos, Virgilio está a cargo de la investigación y ya se sabe, con él las triquiñuelas son abandonadas en el exilio (ah, una voz pasiva). Los trascendidos informan que la primera pregunta, pilar de este serio problema es la siguiente: ¿cuál es el revés de la trama?

Sólo vengo a despedirme
Las palabras de Barbosa retumbaron en el Senado de la República: “Senadoras y senadores de la República, los quiero mucho”. La crónica de Jorge Ricardo sobre la despedida de Miguel Barbosa de la mesa directiva del Senado y publicada en su periódico Reforma cuenta de la emoción, del adiós, del cariño derramado en los propios y los extraños. En realidad, el senador es un artista de las despedidas: al rector Narro le llamó “respetadísimo, apreciadísimo y simpatiquísimo rector”; a Emilio Gamboa le dijo “mi hermano”; a Videgaray “don Luis”; a Ximena Puente “encantadora presidenta”; a Alberto Anaya del PT “don Alberto”.

La crónica de Ricardo ha dejado pensando a Gilga, qué queremos: ¿el malhumor de Liópez o la ternura infinita de Barbosa? La verdad sea dicha (muletilla patrocinada por Morena), la amabilidad del gran Barbosa. Adiós senador, Gilga lo abraza (no empiecen, abraza con z). Ahora mal: ya entrados en gastos hicieron falta unos mariachis cantando "La barca de oro": Voy a aumentar esos mares con mi llanto, adiós mujer, adiós para siempre adiós. Gilga se sintió tristón, se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y meditó: nada dura, todo parte. Esnif. Bueno, Gil es un sentimental.

Presos políticos
La primera plana de su periódico La Razón informó sobre la orden de aprehensión dictada por el juzgado octavo con sede en Oaxaca en contra de 15 activistas de la CNTE. Acusados por motín y delitos electorales, todos los acusados pertenecen a la Sección 22. Gamés apuesta doble contra sencillo a que si les echan el guante a estos maestros violentos, a estos rufianes que forman parte de grupos de choque que quemaron boletas electorales e impidieron instalar algunas casillas, el activismo en pleno les llamará presos políticos.

No sin melancolía, Gil pensó en el revés de la trama. Hubo un tiempo en que efectivamente y por desgracia había presos políticos, prisioneros de conciencia acusados de delitos que no habían cometido y purgaban penas enloquecidas por mostrar públicamente su disidencia con el régimen. Gamés recuerda maestros de verdad, médicos, periodistas, desde luego estudiantes, encerrados durante años en cárceles por sus posturas políticas.

Gil no idealiza: entre esos prisioneros había hombres y mujeres de toma y daca que buscaban democratizar al país. ¿Cómo ven a Gilga escribiendo con gran sentido de la patria y el patrio? Los bribones de la CNTE dirán que sus compañeros capturados son presos políticos. No somos nada.

Números
Uno de los drones más activos, bien portados y comprometidos con la vida pública regresó al amplísimo estudio e informó: el dólar casi a 17; el petróleo casi a 38. Gil caviló: Dios quiera y no se inviertan estos números ya de por sí tensos y lleguemos a un dólar de 38 pesos y a un barril de la mezcla mexicana a 17 dólares. Sí, de acuerdo, que la boca se le haga chicharrón a Gamés.

La máxima de Antonio Machado espetó dentro del ático de las frases célebres: “La verdad es lo que es, y sigue siendo verdad aunque se piense al revés”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
Aunque usted no lo crea
Averiguaciones
Cajas destempladas