Opinión

El relanzamiento
que viene

 
1
 

 

Diputados

¿Por qué tiene que haber un relanzamiento del gobierno de Enrique Peña?

Permítame enumerar algunas razones.

1.- El nuevo contexto político nacional. No sólo se trata de la nueva Legislatura en la que los partidos aliados al presidente obtuvieron mayoría absoluta en la Cámara de Diputados, sino también la existencia de un nuevo cuadro político, con importante presencia de Morena en la Cámara baja y con un gobernador independiente en uno de los estados con mayor peso en el país. El entorno ha cambiado y el gobierno debe cambiar para funcionar mejor en él.

2.- La etapa del sexenio es otra. Durante los primeros tres años, un objetivo central fue concretar las modificaciones constitucionales y legales para construir la arquitectura normativa de las reformas. Ya establecida en lo esencial, la tarea cambia. El objetivo ahora es la instrumentación eficiente de éstas. No es lo mismo conseguir los acuerdos políticos para hacer los cambios legales que desarrollar el esfuerzo operativo para poner los cambios en práctica. Por eso tiene que haber cosas diferentes.

3.- Hay que preparar el fin del sexenio. No es que esté cerca, faltan más de tres años, pero la segunda mitad de la administración tiene una lógica diferente. En dos meses y trece días se habrá de instalar la nueva Cámara. En 2016 habrá elecciones para gobernador en 12 entidades, de modo que en sólo dos años se habrán renovado los poderes en 21 estados, el 65 por ciento del país. Estamos a dos años y tres meses para que se inicie formalmente el proceso electoral federal de 2018. Todo este cuadro supone una organización diferente del gobierno.

4.- El entorno internacional seguirá muy complejo. El precio del petróleo probablemente no rebasará los 60 dólares por un par de años. Al final de este año o a más tardar a principios de 2016, comenzará un ciclo alcista de tasas de interés en Estados Unidos (EU) cuyas consecuencias en la estabilidad financiera internacional no están claras. Y aunque nos beneficiará un mejor desempeño de la economía de EU, la economía del país deberá marchar la segunda mitad del sexenio en aguas agitadas.

5.- Hay la acumulación del desgaste natural por el ejercicio del poder. Quizás lo más importante sean las expectativas frustradas, sea por los cambios en las condicionantes externas o internas, o bien por la limitación de las capacidades. En esa situación resulta natural que se acoten las promesas, y al mismo tiempo, que se tenga la certeza de contar con el equipo que las pueda hacer viables. Por eso hay que renovarse.

6.- Hay nuevas ambiciones. A la fecha, ya hay tres personajes públicos que han declarado explícitamente su interés de contender por la presidencia: AMLO, Margarita Zavala y Miguel Mancera. Hay otros que han enviado signos claros de que lo van a hacer, como Rafael Moreno Valle. Y del partido en el gobierno, y sobre todo en el grupo cercano al presidente, hay algunos que aspiran a contender, al mismo tiempo que desean que no se note. Todo ello implica un ambiente político interno diferente al del pasado.

Son demasiados cambios para pensar que el gobierno actuará inercialmente. Tenga la certeza de que veremos un relanzamiento de narrativa, agenda y programas, y una renovación de equipo. Aunque no sea de inmediato.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Comenzó la carrera para 2018
¿Subestimamos el crecimiento del PIB?
¿Quién salió y quién no salió a votar?