Opinión

El regreso del sector vivienda a la BMV

La industria de vivienda en el país, que en el último año dio un giro de timón, volvió a obtener financiamiento en el mercado bursátil.

En los últimos 40 días, dos empresas desarrolladoras de vivienda emitieron deuda en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

La primera fue Vinte, que el 13 de junio colocó certificados bursátiles por un monto de 200 millones de pesos.

Con su oferta pública reabrió el mercado de deuda para las desarrolladoras de vivienda, que en 2013 se cerró por los problemas de Homex, Urbi y Geo, que cayeron en incumplimiento de pagos.

La segunda fue Cadu, que apenas el 17 de julio emitió certificados bursátiles por 300 millones de pesos.

Ambas emisiones reactivaron el sector de vivienda en la BMV. 

Para Paloma Silva, directora general de la Comisión Nacional de Vivienda, es positivo que, a un año de que se anunció la política nacional de vivienda, las desarrolladoras ya hayan regresado al mercado.

La Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) está fomentando las emisiones de deuda en el mercado, como lo hizo con Cadu al otorgarle una garantía de 50 por ciento en sus certificados bursátiles.

Pronto vendrá otro emisor de la mano de los esquemas financieros instrumentados por la SHF para reducir la astringencia crediticia en el sector, según Jesús Alberto Cano, su director general.

Luis Téllez, presidente de la BMV, confirma que otras empresas de la industria de vivienda están preparándose para obtener financiamiento bursátil.

De acuerdo con Luis Robles, presidente de BBVA Bancomer, el sector ha regresado al mercado con empresas capitalizadas, financieramente sólidas y bien administradas.

Una de las razones por las cuales las vivienderas dejaron de recibir crédito de la banca es su bajo nivel de capitalización.

Robles asegura que la banca ha recuperado la confianza en el sector, lo que permitirá reactivar el crédito puente o para la construcción de vivienda.

En opinión de Alejandro Murat, director general del Infonavit, hay menos concentración de grandes desarrolladoras y presencia de más empresas pequeñas en el mercado.

De dos mil 500 desarrolladoras, Homex, Urbi y Geo producían casi la quinta parte de las viviendas en México.

Al salir de la industria, su producción fue parcialmente sustituida por empresas de menor tamaño.

Algunas de ellas registraron en 2013 crecimientos muy elevados, como Cadu, cuyas ventas se incrementaron 35 por ciento por factores coyunturales.

Pedro Vaca, director general de Cadu, anticipa que en 2014 el crecimiento será de dos dígitos, de entre 12 y 15 por ciento, pero no como el del año anterior.

“Hay que cuidar los fundamentales de la compañía y tener una reserva de tierra adecuada”, dice.

Las vivienderas con disciplina en su balance y con un inventario de terreno apropiado son candidatas a crecer en el mediano plazo, sin comprometer su capital.

Twitter: @VictorPiz

Correo: ​vpiz@elfinanciero.com.mx