Opinión

El PIB, Hacienda
y Banxico

Este viernes 23 de mayo, el INEGI hará público el reporte de crecimiento del PIB para el primer trimestre de 2014 (1T14). Como he expresado en este espacio con anterioridad (“¿Cuándo se va a recuperar la economía mexicana?”, 29 de abril, 2014; y “México sujeto a las leyes de Murphy y de Newton”, 8 de abril, 2014) y tomando en cuenta los datos económicos más recientes que se han publicado, pronostico un crecimiento trimestral de 0.4 por ciento (ajustado por estacionalidad) o 2 por ciento a tasa anual.

En cuanto a sus componentes, sabemos ya que la producción industrial creció 1.6 por ciento en 1T14 respecto al mismo trimestre del 2013, principalmente impulsada por el crecimiento anual de 4.3 por ciento de la actividad manufacturera –a pesar de los problemas que enfrentó la manufactura en EU en enero y parte de febrero, debido al mal clima que se observó en ese periodo de tiempo–, y limitada por la caída de 2.8 por ciento del sector construcción.

En este sentido, considero que la actividad industrial contribuyó con 0.6 puntos porcentuales (pp) del PIB en este primer trimestre del año. Por otro lado, anticipo que la actividad en el sector servicios –que representa cerca del 60 por ciento de la economía mexicana– creció 2.4 por ciento y finalmente pronostico que el sector primario registró un contribución de poco menos de 0.3 pp, al haber crecido 8.6 por ciento en 1T14. Con esto, la economía habrá crecido 2 por ciento anual en 1T14, que se ve mucho mejor que la tasa de 1.1 por ciento a la que creció el PIB el año pasado.

No obstante lo anterior, quiero enfatizar que pronostico un crecimiento secuencial, es decir, trimestre a trimestre (enero-febrero-marzo vs octubre-noviembre-diciembre) de 0.4 por ciento –como comento al inicio de la presente columna–, que considero un crecimiento muy pobre y que sólo reflejará que la desaceleración que enfrentó la economía mexicana el año pasado se extendió a 1T14, aderezado por la instrumentación de la reforma fiscal. En este sentido, estimo que el pobre crecimiento en 1T14 pondrá de manifiesto el efecto negativo que tuvo la reforma fiscal en un lento crecimiento del consumo privado, así como la falta de inversión privada de las empresas, ante los efectos de los cambios de régimen fiscal que propuso la citada reforma.

Sin embargo, como he insistido en varias ocasiones, considero que hacia adelante la fortaleza de la demanda externa –impulsada principalmente por las exportaciones a EU, ya sin temas de clima–, así como por el lado de la demanda interna, un incremento en el consumo –sobre todo ahora que el índice de confianza del consumidor repuntó en marzo y abril y que, en mi opinión refleja que los consumidores han comenzado a absorber el choque fiscal– propiciará que el PIB pueda crecer alrededor de 1 por ciento en el segundo trimestre con respecto al primero (i.e. secuencial), siendo éste el punto de inflexión, para continuar en una senda de crecimiento que lleve al país a crecer 2.7 por ciento este año.

Asimismo, cabe destacar que esta semana también tendremos dos eventos ligados directamente al PIB, que estoy seguro que se encontrarán en los encabezados de la prensa y que los participantes de los mercados estarán muy atentos: (1) El Informe Trimestral sobre la Inflación del Banco de México, a publicarse este miércoles 21 de mayo alrededor de medio día; y (2) una conferencia de prensa de la Secretaría de Hacienda (SHCP) sobre el reporte del PIB, el mismo viernes 23 que INEGI publique el PIB. En ambos casos anticipo que se lleven a cabo revisiones de los pronósticos de crecimiento del PIB a la baja. En este sentido, considero que el Banco de México revisará su rango proyectado de 3-4 por ciento actualmente, a 2.5-3.5 por ciento, mientras que anticipo que SHCP revisará su pronóstico de crecimiento del PIB para este año de 3.9 por ciento actualmente, a 3 por ciento.

Ahora bien, una modificación de las proyecciones de crecimiento del PIB por parte del Banco de México podría ser interpretado por los mercados como una señal dovish (de mayor preocupación por el crecimiento que por la inflación). No obstante lo anterior, creo que después del tono neutral del último comunicado, los participantes de los mercados no deberían de modificar su percepción de que Banxico dejará sin cambio la tasa de referencia en 3.5 por ciento por un largo periodo de tiempo.

Twitter: @G_Casillas

*Director General de Análisis Económico de Grupo Financiero Banorte.

Las opiniones que se expresan en el artículo no necesariamente coinciden con las de Grupo Financiero Banorte, por lo que son responsabilidad absoluta del autor.