Opinión

El PIB al primer trimestre podría haber crecido
2.9 por ciento

1
 

 

Armadora Nissan-Tochigi 2, Japón. (Bloomberg)

La semana pasada le comentábamos que de acuerdo al indicador IBAM es probable que el crecimiento del IGAE de febrero sea 3.4 por ciento anual. Ahora, le comento que de acuerdo al Indicador Actinver de la Economía de México para marzo, el IGAE podría registrar un incremento de 3.3 por ciento anual, por lo que el crecimiento del PIB al primer trimestre se podría ubicar en 2.9 por ciento anual.

La cifra de febrero se va a reportar por el Inegi el próximo 23 de abril, y la del IGAE de marzo y el PIB del primer trimestre serán publicados el 21 de mayo. Lo más destacable de estas estimaciones es que en febrero y marzo se observaron algunos síntomas de recuperación del mercado interno, superiores a las expectativas.

Por ejemplo, las ventas de automóviles en el mercado interno crecieron 21.9 por ciento anual. Otro indicador oportuno, el de las ventas de Walmart a tiendas y semanas comparables llevan tres meses al hilo con signo positivo, después de 21 meses con decremento en términos reales.

Dos preguntas se desprenden estas estimaciones: ¿A qué se debe esta recuperación del mercado interno? y ¿qué tan sostenible es esta trayectoria positiva en el tiempo?

Hace un año, vimos una importante contracción en el mercado interno como efecto de la puesta en marcha de la reforma fiscal, por lo que la base de comparación es muy baja. Dentro de los factores que pueden explicar este desempeño positivo podemos destacar el incremento de más de 6.0 por ciento en las remesas familiares, el incremento del empleo y del salario, el incremento del gasto público observado en la última parte del año pasado. La aceleración en la actividad económica de Estados Unidos (EU), y su efecto positivo en nuestra industria manufacturera. En particular, el sorprendente desempeño de la industria automotriz, con un incremento promedio de casi 10 por ciento en la producción y de 13 por ciento en la exportación de automóviles. La reducción en las tarifas de energía de alrededor del 16 por ciento en la industria y de 4.0 por ciento en las familias. Las tasas de interés de los créditos en mínimos históricos están permitiendo una expansión continua del crédito y una colocación de bonos corporativos en máximos históricos.

Desafortunadamente no todos estos factores van a prevalecer en el tiempo. Los recortes en el gasto público para este año y el siguiente implican un menor crecimiento del mercado interno. La fortaleza constante del dólar puede generar una desaceleración en la actividad económica en EU. La eventual alza de las tasas de interés puede generar una importante salida de recursos de los mercados financieros de nuestro país, presionando más al precio del dólar, y forzando al Banco de México a que tenga que aumentar su tasa de interés de referencia.

¿Podríamos evitar los recortes en el gasto? No. No podemos tomar la puerta falsa de aumentar la deuda y del aumento del déficit fiscal, ante un fenómeno que es algo más permanente: la caída de los precios del petróleo. Recortar el gasto es un acierto de largo plazo.

¿Puede hacerse algo para evitar la desaceleración que viene? La respuesta es sí.

a) La reingeniería que requiere el presupuesto puede complementarse con una política fiscal más amigable a la inversión y al empleo.

b) Los recortes en el gasto público pueden compensarse también con una política de apoyos de crédito y de capital a la inversión productiva.

c) ¿Qué estamos haciendo con el ahorro que tenemos en el sistema de las Afore? ¿Por qué permitir que el ahorro de los trabajadores esté concentrado en el financiamiento del gasto público, y le permitimos que una parte importante de ese ahorro salga a invertirse de una manera muy poco eficiente en mercados del exterior, cuando aquí nos falta capital.

d) La disminución en el tamaño del aparato del Estado puede acompañarse de un reforzamiento del Estado de derecho.

e) Mayor congruencia en el modelo económico. Somos una de las economías más abiertas del mundo, debemos tener un sistema fiscal sencillo y competitivo, un costo de los energéticos competitivo, un sistema financiero competitivo

f) Urge elevar la calidad de la educación. La formación del capital humano es una condición sine qua non para acceder a un desarrollo sostenible

También te puede interesar:
Economía mexicana podría haber crecido 3.4% en febrero
Janet Yellen vuelve a destapar la incertidumbre
El dólar regresa por debajo de 15 pesos