Opinión

El pecado mortal
de la Constituyente

1
   

     

Tú constituyente. (Tomada de tuconstituyente.org)

El miércoles vence el plazo para que los candidatos ciudadanos a la Asamblea Constituyente reúnan las 73 mil 732 firmas que les exigieron para tener derecho a aparecer en la boleta electoral del 5 de junio. A punto de llegar ese día, se confirma que tal requisito no era un trámite, era y es una trampa, pues un ciudadano que participe en buena lid en este proceso difícilmente podrá obtener ese número de adhesiones. La cacareada Ciudad de México ha nacido con un pecado original. Para dotar de una Constitución a la nueva entidad, los principales partidos políticos, la jefatura de Gobierno y sobre todo la presidencia de la República decidieron instalar un sistema semidemocrático: la Constituyente tendrá una puerta grande, una normal y una ridículamente pequeña.

Por la puerta grande entrarán los monárquicos, con (todo indica) Porfirio Muñoz Ledo a la cabeza. Se trata de 40 personas que mediante dedazo serán designados por Enrique Peña Nieto, Miguel Ángel Mancera y otros factores de poder. La ciudad de 'avanzada' tiene ciudadanos que no se dignan a entrarle al proceso electoral. Chido.

Por la puerta normal ingresarán, en tropel, el macizo de la aristocracia de los partidos (PRD y Morena a la cabeza) y algunos amigos de la misma. ¿Cuántos de los 60 lugares no designados ganarán los candidatos de lista de los partidos? ¿Un porcentaje cercano a 100 por ciento?

La tercera puerta debería llamarse 'Oposición a José López Portillo' en honor a aquellas elecciones presidenciales donde el PRI no tuvo competencia. Esa puerta es en realidad un escollo, un obstáculo que quien juegue limpio difícilmente podrá sortear.

Una demostración de lo anterior son los ciudadanos agrupados en el colectivo Tu Constituyente. Ellos son Mónica Tapia Álvarez, Luis González Placencia, Agustín Martínez Monterrubio, Alfredo Lecona y Gabriela Alarcón.

Estos aspirantes no son novatos o improvisados. Cuentan con experiencia en el activismo y con apoyos en la ciudadanía organizada; además, son hábiles en las nuevas tecnologías y creativos en sus propuestas. Desde que se supo de la posibilidad de participar como constituyentes por la vía ciudadana, junto con un grupo más amplio los cinco mencionados han desplegado todo su talento para lograr colarse en la boleta, y a pesar de ello están a punto de fracasar.

No podía ser de otra manera. Los ahogaron los trámites: baste decir que apenas la semana pasada tuvieron por fin la cuenta bancaria ligada a la asociación civil que tuvieron que crear para registrarse. Sin esa cuenta de banco no podían gastar nada so pena de ser multados y/o descalificados.

El colectivo Tu Constituyente ha intentado dignificar el proceso a sabiendas de que entraban a un juego con candados impuestos por aquellos que temen a una real participación ciudadana. Quien quiera apoyarlos, puede enviar su firma vía internet en la dirección http://www.tuconstituyente.org/

En el camino quedan las denuncias de candidatos ciudadanos con métodos espurios (leer a Ricardo Raphael sobre el líder sindical de los bomberos que obliga a los tragafuegos a recolectar firmas El Universal 21/03/16), de las veces en que a los aspirantes se les han acercado a venderles padrones electorales para que 'sólo' copien números de credenciales y falsifiquen firmas, los diputados que en 'buena onda' ofrecen firmas acarreadas, los líderes que venden credenciales a 15 pesos, las asociaciones vecinales que demandan trueque a cambio de compromisos non santos, etcétera.

Si resultase que la Constituyente termina sin ciudadanos que no sean políticos embozados, consumará la simulación, caerá en un pecado mortal que la perseguirá como a López Portillo su elección con 100 por ciento de los votos.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Dios, qué 'no' hicimos como para merecer esto
Acapulco, esa Ciudad Juárez abandonada
¿El gobierno defiende la tortura?