Opinión

El partido que murió el domingo

   
1
   

  

[Al menos 6 senadores del sol azteca votarán en contra, pero otros 16 tendrán que definir su posición. / Cuartoscuro] 

Desorientado y desubicado, el Partido de la Revolución Democrática exuda triunfalismo por las elecciones del domingo que ganó el PAN, pero su papel fue de relleno para alcanzar a completar la votación blanquiazul.

Su destino como partido que puede representar a la izquierda en unas elecciones quedó sepultado.

Llegó a su fin, este domingo, como opción hegemónica de la izquierda, y de ahora en adelante tendrá que ser compañía de alguien para ganar algo.

Y por lo visto está a gusto con esa función de rémora, al grado de que no le importa hacerlo con la izquierda o con la derecha: el chiste es ser acompañamiento de alguien.

Ayer, al finalizar una reunión de evaluación del CEN del PRD, el exdirigente nacional de ese partido, Guadalupe Acosta Naranjo, dijo que con miras al 2018 primero “buscaremos alianzas con los partidos de izquierda. Claro que buscaremos a Andrés Manuel, pero que no piense que lo vamos a estar esperando, pues ya tenemos la nariz chata de tantos portazos que nos ha dado cada vez que lo hemos ido a buscar”.
Y si no es con Morena, entonces la alianza será con el PAN.

O sea, primero van a buscar a los enemigos de la apertura comercial y del papel protagónico del sector privado en la economía, y si no les hacen caso, entonces van con los impulsores del libre comercio y de la reducción del papel del Estado en la economía.

Eso se llama desorientación y oportunismo de un partido que está acabado como opción propia.

Agustín Basave, presidente del PRD, expuso al finalizar esa reunión que tienen el ánimo para ir con el PAN en las elecciones del próximo año y en las de 2018, “pero no iríamos con un candidato panista, ni tampoco con un perredista, sino que buscaríamos postular a un personaje externo”.

Ya comentaremos el lunes del candidato o la candidata presidencial del PAN, pero que el PRD ponga condiciones a Acción Nacional para ir juntos en 2018 está fuera de lugar.

Solo, el PRD no vale nada.

Donde no fue en alianza con el PAN, el PRD hizo un papel muy menor en los comicios del domingo.

En Tamaulipas perdió el registro, pues obtuvo solo 1.21 por ciento de la votación.

También desapareció en Sinaloa, donde “gobernaba” con el PAN: tuvo 2.34 por ciento.

En Puebla, donde también “gobernaba” en alianza con Acción Nacional, esta vez fue solo y alcanzó 3.84 de los votos emitidos.

Los perredistas también fueron solos en Chihuahua. ¿Cómo les fue? Perdieron el registro como partido político en el estado: 2.34 por ciento, como en Sinaloa.

Con su candidato en Aguascalientes les fue un poco “mejor”. Tuvieron 5.75 por ciento.

En Hidalgo, donde han llevado tres veces al mismo candidato y se supone que hay una fuerte corriente de izquierda, los perredistas lograron 14.3 por ciento de los votos.

Sólo en Tlaxcala fueron competitivos, donde sacaron 29.9 por ciento, lo que es nada por lo escaso que gravita esa entidad en el padrón electoral del país.

También hubo elecciones municipales en Baja California, donde se renovaron las alcaldías de Mexicali, Ensenada, Tecate, Tijuana y Playas de Rosarito. Salvo en Ensenada, donde el PRD tuvo 3.84 por ciento, en ninguno de los demás municipios llegó al dos por ciento.

El PRD está acabado como partido con posibilidades de hacer algo solo, o ser hegemónico en una alianza.

Murió el domingo.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
Anaya, triunfalismo desbordado
Cambios en el gobierno, última llamada
El PAN está de regreso