Opinión

El partido de la muerte: PVEM

  
1
  

   

Toros

La Monumental Plaza de Toros México vivió el pasado domingo una tarde llena de contrastes, por un lado se llevó a cabo la tercera novillada sin picadores, registrando una muy buena entrada en los tendidos; se lidiaron tres novillos muy bien presentados, del hierro debutante de Santo Tomás (sexta generación de ganaderos mexicanos), y tres de la ganadería El Siete, encaste Domecq, propiedad de Pablo Moreno, ganadero y empresario jalisciense. Dos mexicanos: Iñigo Rodríguez e Isaac Fonseca, alternaron con los hispanos Sergio Roldán y Álvaro Sánchez. En el ruedo se vivieron momentos de emoción y arte, de pasión y entrega en defensa de una tradición centenaria. Brilló con luz propia por su empaque, elegancia y valor, el michoacano Isaac Fonseca, que tiene cualidades de sobra para funcionar en esta difícil profesión; toreó un gran novillo de El Siete; en este joven hay un torero importante. Iñigo Rodríguez, sin suerte en el sorteo, mostró cabeza, oficio y elegancia natural, herramientas útiles para seguir avanzando en su carrera. Sergio Roldán tuvo en suerte un buen novillo de Santo Tomás y mostro buen oficio, logrando momentos muy buenos, lo mismo que su paisano Álvaro Sánchez. Los aficionados disfrutamos nuestra Fiesta y nuestro derecho al acceso a la cultura.

Días antes de la novillada, nos enteramos que activistas “pro-animal” se manifestarían en contra de las corridas de toros, está vez lo harían desde el interior de la plaza, violando ya el orden público y afectando directamente a terceros en su derecho al trabajo y en su derecho a presenciar un espectáculo por el cual pagaron un boleto y que está perfectamente protegido por la Constitución de este país. Los taurinos organizamos una manifestación de niños durante el paseíllo, resultando emocionante cómo estos pequeños expresan su derecho a la libertad, con la sabiduría de la inocencia.

Verdaderamente indignante como mexicano es que todo este movimiento sea orquestado por el diputado del Partido Verde Ecologista de México, Jesús Sesma. Digo orquestado, porque fue evidente el acarreo de gente humilde que no supo ni a qué iba; también hubo —cómo no— activistas disfrazadas con pelucas; las hermanas Laura y Mónica Hernández, quienes han participado en debates recientes en la Cámara de Diputados, deshonrando su palabra de debatir con respeto y civilidad. ¡Qué vergüenza! También llevaron jóvenes violentos, dispuestos a agredir físicamente a los presentes, caso que se evitó gracias a la oportuna participación de la policía.

El diputado Sesma ha propuesto una iniciativa para prohibir la entrada de niños a las plazas de toros a nivel federal, violando los derechos de estos menores y los de sus padres por llevar a sus hijos a los toros.

Sus argumentos obviamente son absurdos, llenos de ignorancia, populismo y una tremenda falta de información, inteligencia y deber político, además de una asquerosa doble moral, como podemos ver en las fotos. Argumentos fácilmente desenmascarados con la verdad que sustenta una tradición centenaria en nuestro país. Sólo le voy a poner un ejemplo, diputado, los cuatro estados de la República con mayor indicie de homicidios, son los de menor o nula actividad taurina: Durango, Sinaloa, Guerreo y Chihuahua.

Jesús Sesma orquestó también la ley en contra del uso de animales en los circos, siendo responsable de la muerte de más de 4 mil animales y dejando sin empleo a más de 10 mil personas dedicadas al circo. Bien ahí diputado.

La cabaña brava en nuestro país asciende a alrededor de 110 mil cabezas de ganado, que serán sacrificadas si las corridas de toros llegan a prohibirse en México, eso téngalo por seguro diputado.
Es diputado plurinominal, no fue electo, eso es obvio.

Usted no está ahí para prohibir, está ahí para legislar, y que este México —que se derrumba por políticos como usted y el partido al que pertenece— pueda tener un futuro, que debe basarse en la educación, las garantías de libertad, la igualdad y el respeto a todos los mexicanos.

Como partido “ecologista”, tiene mucho que atender: la feroz deforestación de los talamontes clandestinos, la contaminación de ríos y mares, la pesca industrial que no respeta vedas, etcétera, etcétera…
No se vaya por lo fácil, entienda lo que es México, ámelo, trabaje por todos sus ciudadanos; prohibir no hará un mejor país.

Twitter: @rafaelcue

También te puede interesar:
Lo dicho... está listo
206 años de libertad
La luz al final del túnel