Opinión

El paquete económico del 2015

El día de hoy, la Secretaría de Hacienda entregará al Congreso el Paquete Económico para 2015.

A diferencia de la gran expectativa que hubo el año pasado, debido a la reforma fiscal, en este año hay muchos elementos predecibles y le podemos asegurar que no tendremos sorpresas en los documentos que se enviarán hoy por la tarde al Congreso.

Van algunos elementos que a mi juicio van a ser el eje del paquete.

1- Como ya se adelantó, se mantendrá la expectativa de crecimiento de 2.7 por ciento para este año, lo que implica una moderada aceleración del crecimiento en los últimos meses de 2014. Bajo esta premisa, podemos anticipar una expectativa de crecimiento que sea superior a la de este año, pero probablemente un poco debajo de la previsión de 4.7 por ciento que fue indicada cuando Hacienda entregó al Congreso los “Precriterios” de Política Económica el pasado 31 de marzo. La más reciente encuesta de expectativas realizada por Banamex entre 26 instituciones anticipaba 3.85 por ciento. Seguramente estará por arriba de esa cifra y rebasará ligeramente el 4 por ciento.

2-
En materia de inflación no habrá sorpresa en la previsión y se anticipará seguramente un 3 por ciento para final del 2015, con un promedio anual del orden de 3.5 por ciento.

3- Como ya se ha mencionado reiteradamente, no habrá cambios impositivos en 2015, por lo que la recaudación dependerá en buena medida del comportamiento de la economía. En marzo se anticipaba un crecimiento de 3.9 por ciento real en los ingresos presupuestarios totales, con un alza de 7.2 por ciento real en los ingresos tributarios no petroleros. Los datos que se revelen hoy no van a diferir significativamente de esa tasa.

4- En materia del gasto programable pagado, la estimación de finales de marzo para 2015 indicaba una leve caída real de 0.1 por ciento. Este año, hasta julio iba un crecimiento de 12.0 por ciento. El año próximo no habrá estas tasas. Seguramente veremos un contraste muy fuerte de nuevo entre un gasto corriente con tasas cercanas a cero o con caídas en algunos casos, y un gasto de inversión que seguirá creciendo a doble dígito.

5- En el caso del precio del petróleo se estimaba para 2015 un nivel de 75 dólares por barril. Es probable que la cifra esté por arriba de ese dato, pero en cualquier caso, por debajo de los precios actuales, que rebasan los 90 dólares por barril para la mezcla mexicana. Es probable que la producción de crudo esté incluso por debajo de la de este año por el efecto de la revisión de procedimientos de medición, que excluyó el agua, que se estaba contabilizando en el caso de algunos pozos viejos.

6- En las cifras de oferta y demanda que tradicionalmente se incluyen en el documento, lo más probable es que veamos un leve crecimiento del consumo privado respecto a las cifras de este año, pero sobre todo un incremento mayor de la inversión fija bruta, que debe convertirse en el motor del crecimiento en el 2015.

Twitter:@E_Q_