Opinión

El papel de factores locales en debilidad del peso

 
1
 

 

El revés de ‘Big Foot ‘en Chevron

La fortaleza generalizada del dólar no cede. La reciente devaluación del yuan pareció contenerla pero los factores detrás del dólar fuerte siguen vigentes. En este entorno, factores locales en el bloque de economías en desarrollo han jugado también a favor del debilitamiento de sus monedas frente al dólar. Aquí exploramos algunas de ellas para el caso de México.

Tal como hemos mencionado repetidamente en este espacio, los principales determinantes de la fortaleza generalizada del dólar son, por un lado, la divergencia en posturas de política monetaria, y por el otro, el contraste del desempeño económico entre Estados Unidos y el resto del mundo.

A lo anterior tenemos que añadir un clima de bajos precios de materias primas que no ha facilitado el crecimiento del bloque en desarrollo, en muchos casos dependiente de la exportación de commodities (el petróleo incluido).

Se suman diversos factores locales de distinta naturaleza que han significado un lastre a la actividad económica de distintos países en desarrollo.

En el caso de México, hemos destacado en este espacio la predominancia de factores externos en el debilitamiento del peso, adicional a la alta liquidez de la moneda mexicana a nivel internacional (lo cual podría explicar su alta sensibilidad a las perturbaciones cambiarias).

Si tuviéramos que identificar algunos factores locales que no han contribuido a amortiguar el debilitamiento del peso, optaría por subrayar tres de ellas.

Primero, en un clima de bajos precios del petróleo a nivel internacional, la baja plataforma de producción a nivel local amplifica el efecto adverso tanto en términos de desempeño del sector minero local como sus implicaciones fiscales.

Segundo, el desempeño económico en la primera mitad del año ha sido decepcionante y las cifras recientes no apuntan hacia un repunte significativo durante la segunda mitad.

Tercero, las previsiones de inversión asociado a la reforma energética lucen más limitadas debido a los bajos precios del petróleo y a la disminución de la inversión de compañías petroleras a nivel internacional.

Así, a pesar de que el debilitamiento del peso sigue teniendo como causa principal a los factores externos, existen algunos elementos idiosincráticos que podrían explicar por qué el peso mexicano no ha logrado sobresalir del conjunto de monedas emergentes a lo largo del proceso de fortalecimiento generalizado del dólar (acentuado a partir del otoño del año pasado).

En suma, creo que la fortaleza del dólar nos acompañará por varios meses más. No obstante, el contexto posterior a la primera alza de la tasa de Fondos Federales por parte de la Fed podría ofrecer una oportunidad para que las monedas emergentes tomen un respiro como respuesta a la dilución parcial de primas de riesgo.

Twitter: @joelvirgen

También te puede interesar:
Acción coordinada Banxico-Comisión de Cambios
Expectativa de la reunión de Banxico
Factores externos y mercados financieros locales