Opinión

El Papa y los ciudadanos
sin rostro

1
   

    

Papa Francisco

“...quedan silenciados tantos rostros por no tener derecho a la ciudadanía.. en un anonimato ensordecedor...”
Papa Francisco, Madison
Square Garden, Nueva York.

Desde 2013 autoridades locales del estado de Texas han puesto trabas a padres indocumentados mexicanos que desean registrar a sus hijos nacidos en este estado.

El pasado 8 de septiembre el gobernador de Texas, Greg Abbot, visitó la ciudad de México para reunirse con autoridades del ámbito federal y local. No obstante, el asunto de los hijos de los padres mexicanos a los cuales se les ha negado el certificado de nacimiento no estuvo en la agenda de discusión, o no por lo menos en la agenda pública.

El principal argumento de las autoridades civiles texanas es que las matrículas consulares mexicanas “no son verificadas por la parte emisora”.

Las autoridades mexicanas pudieron haber propuesto al gobernador de Texas un sistema de verificación adicional de las matrículas consulares. O bien, permitir que un órgano externo evalúe los criterios con los que son emitidas las matrículas consulares y que de esta forma se garantice su autenticidad y transparencia.

Según fuentes estadísticas estadounidenses, en Estados Unidos habitan 35 millones de mexicanos, de los cuales 23 millones ya nacieron en este país. Una de estas mexicanas (es decir una americana de origen mexicano) es Sophie Cruz, de seis años y originaria de Los Ángeles. Fue esta pequeña quien dio al Papa Francisco un conmovedor mensaje: “Mi papá trabaja arduamente en una fábrica soldando piezas de metal…

Todos los inmigrantes como mi papá alimentan a este país. Por eso, tienen el derecho de vivir con dignidad, tienen el derecho de vivir con respeto. Los inmigrantes deberían ser legalizados porque se lo han ganado, ellos trabajan mucho, en las fábricas, en los campos”.

Actualmente, hay millones de niños mexicanos que nacieron en Estados Unidos, pero que sus papás son indocumentados. En noviembre de 2014 el presidente Barack Obama anunció la implementación de la Acción Diferida para la Responsabilidad Parental (Deferred Action for Parental Accountability-DAPA). Este programa permitiría a papás como los de Sophie empezar a vivir con certidumbre. Se estima que alrededor de 1.9 millones de padres mexicanos podrían beneficiarse de esta medida, la cual se encuentra suspendida debido al fallo de un juez de distrito en el estado de Texas.

La visita del Papa Francisco a Estados Unidos, y su mensaje de respeto, reconocimiento, integración y conciliación hacia los inmigrantes, debe ser una convocatoria a la acción de las autoridades y de la sociedad.

Ya en Texas, los indocumentados (como los papás de Sophie) que tienen hijos en Estados Unidos (como Sophie) están teniendo muchas dificultades para registrarlos.

Ante esta situación, en mayo de 2015 defensores de los padres a los cuales se les negó el registro de sus hijos presentaron una demanda de inconstitucionalidad ante la Corte de Distrito de Austin, Texas. Como apoyo a esta demanda, a finales de agosto del mismo año el gobierno de México presentó un amicus curiae a la Corte de Distrito encargada de este caso.

La 14a Enmienda de la constitución norteamericana indica que “toda persona nacida o naturalizada en los Estados Unidos y sujeta a su jurisdicción, será ciudadana de los Estados Unidos y del estado en que resida” e indica de manera específica que “ningún estado aprobará o hará cumplir ninguna ley que restrinja los privilegios o inmunidades de los ciudadanos de los Estados Unidos”. La actitud reciente de las autoridades en Texas va en contra del espíritu de esta enmienda.

Sólo si acompañamos a nuestra comunidad para construir caminos de reconocimiento a sus derechos y dignidad, caminos para hacer posible condiciones de legalidad en el sentido más amplio, seremos capaces de contribuir a romper con este “anonimato ensordecedor” del cual hace apenas unos días hablaba el Papa, y seremos capaces también de revertir lo que el Santo Padre advirtió: “Se convierten en parte de un paisaje urbano que lentamente se va naturalizando ante nuestros ojos y especialmente en nuestro corazón”.

Twitter: @JosefinaVM

También te puede interesar:
Autoengaño
El odio tiene consecuencias
La campaña del 'Mesías'