Opinión

El Papa se autoinvitó
a México

 
1
  

   

Es una oferta sincera que debería pulir la imagen de Francisco como el papa del pueblo. (Reuters)

El Papa Francisco fijó este sábado la fecha en que visitará el santuario de la Virgen de Guadalupe en la ciudad de México y dio a conocer la agenda de un viaje que tomó por sorpresa al gobierno mexicano cuando el jefe de la Iglesia católica se invitó a visitar este país. En efecto, la próxima gira de Francisco no estaba cocinándose en la estufa diplomática, que se había apagado desde el invierno pasado cuando el deseo de oficiar una misa en Ayotzinapa, para recordar a los normalistas desaparecidos, canceló la gestión. Si el gobierno mexicano quería imponer las reglas, ¿qué pasaría si el dialéctico Francisco cambiaba los términos?

Eso hizo cuando viajaba de Santiago de Cuba a Washington en septiembre pasado. Acababa de tener una reunión con religiosos en La Habana, a donde acudieron los jesuitas mexicanos, hermanos de obra, con quienes habló sobre su país. Fuentes vinculadas a la jerarquía eclesiástica mexicana no precisaron si en ese momento tomó la decisión de autoinvitarse a México, pero en el avión, cuando la prensa le preguntó por qué se había saltado al país con el segundo mayor número de católicos en el mundo, justificó que haber ido a Ciudad Juárez, por donde quería entrar a Estados Unidos, y no visitar a la Virgen de Guadalupe, habría sido una cachetada para el país.

La dinámica cambió. Por oportunismo o sagacidad, la clase política mexicana asumió el gesto como una apertura, y rápidamente quiso quedarse con un trozo de la visita. Laicos y republicanos se convirtieron en siervos de Dios con lo que cualquier gestión discreta del gobierno para enfriar el lance papal y evitar la avalancha que les había causado Francisco los dejó en una posición débil en la negociación de la agenda.

Las fuentes religiosas dijeron que las negociaciones sobre qué lugares serían visitados, fueron constante fuente de tensión y presiones. El gobierno federal dijo que a Guerrero no podía ir, y pidió que si lo iba a hacer, se refiriera a los desaparecidos en México, pero que no personalizara en los 43 normalistas de Ayotzinapa. Como mucho se han referido en El Vaticano y México al crimen en Iguala y criticado al gobierno, se aceptó la propuesta, pero sobre desaparecidos se espera que hable en Tuxtla Gutiérrez.

El Papa estará en la capital chiapaneca la tarde del 15 de febrero, tras haber estado en San Cristóbal de las Casas. En la capital indígena mexicana el obispo Raúl Vera, coadjutor del obispo Samuel Ruiz en San Cristóbal de las Casas hasta que por presiones de El Vaticano, en los años del conservadurismo, lo trasladaron a Saltillo, quería que Francisco realizara ahí el tercer Encuentro Mundial de Movimientos Populares, que como se autodefinen, son “una alternativa popular a la globalización excluyente”.

Vera, el segundo mejor amigo en México de Francisco, que propuso el año pasado una Constitución Ciudadana cuyo punto de partida es la petición de renuncia del presidente Enrique Peña Nieto, buscó la continuidad de esa reunión con grupos antisistémicos que han sido realizados, por iniciativa de Francisco, en El Vaticano el año pasado
–donde estuvo el líder de los electricistas Martín Esparza– y en
Bolivia en julio. El gobierno dijo no y, además, pidió que se cambiara Chiapas por Campeche.

Las fuentes religiosas preguntaron la razón de ello y lo único que recibieron como respuesta era que “en Campeche el gobernador lo iba a tratar muy bien”. Además, agregaron sin sentido, jamás un Papa había estado en ese estado. Tampoco, por cierto, en Chiapas. Los cambios de ciudades en la agenda no se limitaron a Guerrero y Campeche. Por petición de Los Pinos, pidieron que Francisco incluyera a Toluca como uno de los destinos para una misa. Ni siquiera se llegó a evaluar esa posibilidad. Las ciudades estaban prácticamente preseleccionadas desde antes de que llegaran los enviados papales para revisar la agenda. Juárez, que se quedó esperándolo en septiembre, sería una; Morelia, donde nombró en enero cardenal a Alberto Suárez Inda, a quien tiene en muy buena estima, es otra. Y la siguiente de su rápida visita pastoral, sería en el Estado de México, pero Ecatepec.

La decisión sobre Ecatepec se tomó sobre dos factores sociales y uno personal. Los sociales es porque ese municipio conurbado de la ciudad de México es punto de tránsito intenso de la migración indocumentada, uno de los temas de mayor preocupación de Francisco; el otro es que ahí está un nefasto ícono de los feminicidios en la nación. Pero la personal es muy relevante. La diócesis de Ecatepec pertenece a jurisdicción de la arquidiócesis de Tlalnepantla, que encabeza monseñor Carlos Aguiar, dos veces presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano y presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano. Aguiar es el mejor amigo del Papa Francisco en México, y en todo el sexenio Peña Nieto nunca le ha dado una cita para que puedan hablar en privado.

Francisco llegará a México la noche del 12 de febrero y regresará a Roma el 17. Su visita será pastoral, pero no por ello carente de política. Ya se vio. Meses antes de tocar suelo mexicano, el Papa Francisco le ganó el primer reto al gobierno federal. Progresista y abocado a las causas sociales, Francisco es jesuita, la orden que ha sido fuerte protagonista del movimiento antipeñista desde que el hoy presidente andaba en campaña. Sin duda, será un viaje de pronóstico reservado, como dirían los cronistas deportivos.

Twitter: @rivapa

También te puede interesar:
El comandante 'Águila'
La caldera en Sinaloa
El basurero de Murillo