Opinión

El negocio del futbol
y la banca

 
1
 

 

River Plate

¿Se imaginan a los clubes de futbol América, Chivas, Pumas o Cruz Azul informando a su afición, peso a peso, lo que ganan y gastan, o cotizando en la Bolsa Mexicana de Valores? Parece irreal, pero eso es algo que ya sucede en otro país de América Latina.

En un estudio --que por primera vez se incluye a México--, el banco brasileño Itaú BBA que opera en Argentina, Chile, Colombia, Perú y en nuestro país desde 2014 con una casa de bolsa, comparó la salud financiera de los clubes de esos países con la del fútbol brasileño.

Mientras que los clubes chilenos mejoraron, ya que algunos son de capital abierto, por lo que proporcionan informaciones auditadas y frecuentes, y se pudo verificar su valor de mercado del Colo Colo, Universidad de Chile y Universidad Católica, en Argentina es difícil tener información. En esa nación los clubes no divulgan balances, y la cantidad y calidad de la información deja bastante que desear. Sólo hay algunos datos del Boca Juniors y River Plate.

Colombia es uno de los países en donde si bien los clubes no divulgan balances individuales, existe una estructura independiente, denominada Superintendencia de Sociedades, que hace un seguimiento cercano y profundo de la salud financiera de los clubes, prepara informes anuales y presta atención a los que necesitan ayuda para recuperarse.

Y en México, explica Cesar Grafietti, gerente de crédito de Itaú BBA, aunque hay información sobre cómo se organiza el futbol local, no hay nada de los clubes, que son sociedades cerradas, normalmente con dueños y hay muy pocos datos financieros.

Pese a que los equipos mexicanos son fuertes y populares no son nada transparentes en sus finanzas. El tener varios un solo dueño significa mayores riesgos. Ser más abiertos y transparentes significaría más patrocinios y más financiamientos con bancos.

México supera a Brasil en inversiones de contrataciones de extranjeros. Invirtió el doble del futbol brasileño y contrató menos de la mitad de atletas, pero obtuvo mejores resultados.

Y es que si bien los clubes nacionales de balompié cada vez tienen ingresos más sólidos y recurrentes, también requieren profesionales para gestionar estos recursos de manera más eficiente y les ayudaría a su estructura, sobre todo el tener un gobierno corporativo permitiría a los aficionados, patrocinadores, socios y prensa saber claramente la realidad del club.

Sin duda, el negocio del futbol es tan bueno que ahí está el caso de BBVA Bancomer, que firmó un doble acuerdo de renovación del patrocinio de la Liga Bancomer MX hasta 2019, y la incorporación del Ascenso Bancomer MX, esto sin contar que el nuevo estadio de Monterrey lleva su nombre.

Scotiabank desde el año pasado es el banco oficial de la Concacaf y también con ese acuerdo se convirtió en el patrocinador oficial de la Copa Oro, la Liga de Campeones y la Copa de Naciones del Caribe. Cada vez más el futbol es negocio, ya no es una pasión ¿Los veremos cambiar en México algún día? Por lo pronto, la moneda está en el aire.

Twitter: @JLeyvaReus

También te puede interesar:
Retan Sofomes a otros jugadores
Ventas por teléfono, el engaño
Robo de identidad, fuera de control