Opinión

El Metrobús y el muladar del Mexicanito

 
1
 

  

Metrobus

Hace dos meses Tanya Müller anunció que la secretaría de Medio Ambiente (es un decir) capitalina, que ella preside, se haría cargo de rehabilitar el parque El Mexicanito.

Ese pedacito del Bosque de Chapultepec estuvo año y medio abandonado, luego de que la autoridad delegacional de Miguel Hidalgo acusara al anterior delegado (Víctor Romo) de millonarias irregularidades en ese predio. (http://eluni.mx/1ONe7zT)

El resultado era un muladar. Decenas de cuartos de los hoteles más emblemáticos de Polanco tenían vista al tiradero dejado por Romo.

Un buen día alguien tuvo a bien romper las mallas que cercaban ese parque de poco más de dos hectáreas, con lo que miles de trabajadores de la zona recuperaron una vía directa entre la calle Andrés Bello y la boca norte del Metro Auditorio. En lo que los gobiernos se hacían cargo del desastre, los ciudadanos encontraron un camino entre basura, maleza y nula iluminación en la noche, pero al menos se ahorraba tiempo.

La delegada Xóchitl Gálvez quitó a principios de marzo a los ambulantes que tenían secuestrada esa entrada del Metro. Y fue cuando vino el anuncio de Müller, que por cierto estuvo acompañada ese día por la secretaria de Gobierno, Patricia Mercado.

Ambas explicaron que la recuperación de ese predio formaba parte de un ambicioso plan que incluye meter la Línea 7 del Metrobús por Paseo de la Reforma. (http://eluni.mx/2nhguVb)

La primera consecuencia de la intervención del gobierno central es que de nueva cuenta los usuarios del Metro Auditorio tienen que rodear El Mexicanito, pues el atajo fue clausurado. Pero en el parque no hay un solo trabajador. Llevan dos meses sin mover un dedo en una obra que prometieron duraría seis. Y ni así hubo alguien que pensara (es un decir) “dejemos mientras un atajo para los miles de usuarios del Metro”. Qué va.

Lo que sí comenzaron fueron los trabajos del carril del Metrobús en Paseo de la Reforma. Ante ello, los comités vecinales de Polanco se reunieron hace una semana con Mercado y el director del Metrobús, el ingeniero Guillermo Calderón.

Según una versión de ese encuentro, Calderón dejó en claro que no les interesa consultar a los vecinos pues el Metrobús “es una política pública”. Los vecinos dijeron que al menos tenían derecho a conocer el trazo, así que pidieron ver los croquis para imaginar cómo va a dar la vuelta el Metrobús, que terminará metros adelante del Colosio. El ingeniero contestó que van a hacer “algo” en la Fuente de Petróleos, pero que no llevaba consigo los planos. Chulada.

Esa zona es un desastre vial de siete de la mañana a 10 de la noche. Ahora sumen al Metrobús.

En realidad, sumen a dos Metrobuses. Porque un modelo irá del centro a Polanco y otro, más pequeño, de Polanco a Santa Fe.

Es decir, la zona comprendida entre el Auditorio y la Fuente de Petróleos será también patio de maniobras de metrobuses.

En la reunión, el gobierno admitió que la llegada de la Línea 7 no servirá para reubicar, ni tantito, a seis rutas de micros del Estado de México que circulan ahí. Y que los ciclistas tampoco están contemplados en el proyecto. Ni qué decir sobre cómo será tomar un taxi en el segundo carril de Reforma. Además, las estaciones estarán llenas de publicidad para financiar al Metrobús. Todo sobre Paseo de la Reforma.

Algunos consideran herejía criticar al Metrobús. No es al Metrobús al que se critica, sino a estas autoridades capitalinas que lo orillan a uno a pensar que es preferible un muladar a sus “mejoras”.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:

Debate en Edomex, pierden los coleros
Puig y las detenciones que nada valen
#Capufeleaks: El silencio de Benito Neme