Opinión

El maximato coral de los amiguis del Senado

   
1
  

    

Raúl Cervantes Andrade tomó protesta como nuevo Procurador General de la República ante el pleno del Senado. (Cuartoscuro)

El Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) anunció la semana pasada una nueva pesquisa a Hillary Clinton, candidata del partido Demócrata, es decir, candidata del partido en el gobierno. Un escenario así es impensable en México, y más impensable (si tal frase no es una aberración lingüística) con Raúl Cervantes como Procurador General de la República.

Hay que ser justos con Enrique Peña Nieto. No es correcto afirmar que Raúl Cervantes llegó a la PGR para cuidar las espaldas, y el frente, y el futuro del jefe de su primo, de su correligionario, de su candidato en 2012. No. Lo correcto es señalar que Cervantes ha sido designado por sus amiguis del Senado para cuidarle la espalda, y el frente… a toda una clase política –el hoy mandatario incluido– que ha decidido emprender una suerte de maximato coral.

Si antes tuvimos a la familia revolucionaria, hoy en el Senado, la cámara que representa a la República, tenemos a los amiguis, cursi acepción de la amistad por conveniencia. Arely es buena candidata para lo que sea porque es amigui… Raúl es buenísimo candidato para lo que sea porque es amigui… El Senado convertido en un club, en el club de los amiguis que hará todo para que a ellos les vaya bien, qué importa que sea a costa del país.

Las dos decisiones del Senado de la semana pasada, la de sacar por abrumadora mayoría y sin trámite digno de la palabra auscultación el nombramiento de Cervantes como fiscal, y la chicanada de ampliar el plazo a los magistrados del Tribunal Electoral revelan que los amiguis pretenden un poder que no se vea afectado por dos elecciones presidenciales, evidencian la decisión de asegurar hoy los destinos de toda una generación de políticos.

Estos amiguis del Senado quieren ser dueños de importantes compuertas. De los pasos donde se regulará la presión del sistema.
Así, el órgano que nos iba a dar certidumbre en las elecciones, el INE, podrá decir lo que quiera, hacer lo que quiera, a la hora final los amiguis tienen al TEPJF, que es donde se jugará la partida final, y hoy esos magistrados le deben la vida a los amiguis del Senado.

Cuando Peña Nieto nombró a Alfredo Castillo procurador del Edomex, le invitó un café y le advirtió: serán muchos los que te dirán que se las debes a ellos, no te confundas, este nombramiento es sólo mío.

Ojalá Raúl Cervantes sólo le debiera su asunción como procurador a Peña Nieto. No será así. Se la debe a todos los amiguis del Senado. Qué carga más abrumadora: amigui Raúl, venos bien, recuerda que nos debes nueve años de impunidad a partir de que llegues a la fiscalía, y para llegar a la fiscalía nos deberás dos años más de hacer lo que nosotros queremos para que eventualmente tú hagas lo que tú quieras. No lo olvides, amigui.

El sistema somos todos, amiguis, dicen los representantes de la República. Y no hay mayor aspiración del sistema que perpetuarse. Por eso el PRD se da el lujo de ungir a Cervantes así sea en contra de su promesa de ayudar a hacer justicia para Ayotzinapa, por eso el PAN desoye una vez más a la ciudadanía que alerta sobre el doble albazo en el Senado. Nada es más fuerte que el instinto de conservación, amiguis.

Lo único que realmente sorprende es que entre tanto senador amigui no haya uno siquiera con mínimo espíritu patriota, uno que entienda la traición a la democracia que están perpetrando.



Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Hablando de Cancún
El juez al que todos hemos abandonado
Duarte: ¿Los mirreyes también lloran?