Opinión

El inevitable ajuste al crecimiento

 
1
 

 

ME. El inevitable ajuste al crecimiento.

El Banco de México bajó en medio punto porcentual su expectativa de crecimiento para este año. Ahora la ubica entre 2.0 y 3.0 por ciento. Y casi es un hecho que mañana lo hará también Hacienda.

En su Informe Trimestral y en la presentación que de él hizo su gobernador, Agustín Carstens, señaló que la reducción del ritmo de actividad económica de Estados Unidos, la baja en la plataforma de producción de Pemex y un gasto interno que no acaba de levantar son los factores que lo llevaron a bajar su expectativa.

El punto medio del rango que señala Banxico es de 2.5 por ciento. El consenso hasta ahora se ubica en 2.88 por ciento.

Sin embargo, hoy Banamex da a conocer su encuesta quincenal de expectativas y es muy probable que la estimación baje.

Veamos los factores que señala Banxico.

El PIB de Estados Unidos creció en 0.2 por ciento en el primer trimestre del año frente a un alza de 2.2 por ciento en el cuarto trimestre del año pasado.

De hecho, la expectativa de los analistas había sido de 1.0 por ciento para los primeros tres meses y sobre esa base se habían hecho pronósticos.

En abril, al presentar su expectativa para este año, el FMI estimó el crecimiento de Estados Unidos en 3.1 por ciento en todo 2015 cuando a final del año pasado su estimación había sido de 3.6 por ciento.

La dependencia tan estrecha que tenemos a la economía norteamericana determina que si allá la actividad económica no despega, le pega a la de México.

El segundo factor tiene que ver con el volumen de exportación de petróleo.

En marzo, la producción de crudo ascendió a dos millones 319 mil barriles diarios en promedio. Esta cifra implica 34 mil barriles menos que en diciembre, pero sobre todo es una caída de 6.0 por ciento respecto a marzo del año pasado y de casi 8.0 por ciento respecto al mismo mes de 2013.

Así que aunque el precio del crudo repuntó en las últimas semanas, la tendencia a la baja en el volumen continúa.

El tercer factor tiene que ver con el gasto interno. Aquí le hemos dicho que se ha convertido en un factor dinámico de la economía mexicana, sin embargo, aún no tiene el peso específico necesario para compensar la pérdida de dinamismo de otros segmentos de la economía.

Mañana el Inegi dará a conocer a las 8 de la mañana el PIB del primer trimestre. El consenso es que la tasa anual de crecimiento se coloque en 2.4 por ciento.

La tasa sería ligeramente inferior a la del cuarto trimestre del año pasado, que fue de 2.64 por ciento, pero superaría a la de los siete trimestres previos.

Sin embargo, con base en este dato, es muy probable que también este jueves –como ha sido ya usual– la Secretaría de Hacienda dé a conocer su nuevo rango para el crecimiento del año.

Hasta ahora maneja un rango de 3.2 a 4.2 por ciento. Sin embargo, la cota alta de la expectativa de Banxico ya está por abajo del límite bajo de esta estimación.

Nada raro sería que se ajustara también en poco más de medio punto también y que se ubicara en un nivel de 2.5 a 3.5 por ciento, pero no descarte que fuera aún un poco más.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
El desgaste del poder: las elecciones intermedias
¿Por qué va el PRI adelante en las encuestas?
Los cinco países más ricos del mundo