Opinión

El impacto en México de las medidas anunciadas por Trump en materia de inversión (I)

 
1
 

 

Donald Trump

Las acciones y declaraciones de Donald Trump en este periodo de transición han dado mucho de qué hablar y no tengo duda de que así será el día a día durante su presidencia. En las últimas semanas el debate se ha referido a su peculiar forma de tratar el tema de las inversiones. Los instrumentos que utiliza no son nuevos, en muchos países se utilizan las compras de gobierno y los incentivos fiscales para atraer inversiones, lo peculiar es que los está usando para que no se vayan las inversiones.

Más que impulsar las inversiones lo que le interesa a Trump es que no se des-invierta en Estados Unidos, más que promover la generación de empleos está desesperado por no perder empleos; difícil que le funcione la estrategia cuando va contra la racionalidad económica.

Cuando llegan las inversiones a México, por ejemplo, no llegan por los incentivos que se les otorgan; la inversión extranjera directa no tiene motivaciones tan de corto plazo. Las inversiones se realizan porque consideran que es rentable invertir en México, es la racionalidad económica la que impera, la visión de mediano y largo plazo. Los incentivos ayudan para decidir, por ejemplo, en qué entidad federativa realizar la inversión o para mostrar la importancia que México le da a cierto tipo de inversiones, pero no son la razón fundamental para invertir en México. En ese sentido los incentivos están en línea con la racionalidad económica

En contraposición, las empresas que deciden cambiar sus plantas de los Estados Unidos a otro país, lo hacen considerando que no pueden seguir siendo rentables en ese país. En este caso, puede ser que los incentivos utilizados y la presión ejercida por el gobierno haga que se posponga la decisión de cambiar una planta en el corto plazo, pero al ir los incentivos en contra de la racionalidad económica, esa decisión tarde o temprano tendrá que tomarse si esa empresa quiere subsistir en el mercado.

Desafortunadamente para nosotros, las peculiares medidas anunciadas por el próximo presidente de los Estados Unidos no son nuestro mayor riesgo. Uno de los mayores beneficios del TLCAN para nuestro ha sido la inversión extranjera directa y los empleos directos e indirectos generados por la misma. La incertidumbre respecto al mantenimiento de reglas claras de acceso al mercado de América del Norte tendrá sin duda impacto en la inversión extranjera directa en nuestro país, que el año pasado ascendió a 28,362 millones de dólares de acuerdo a cifras de la Secretaria de Economía. La próxima semana analizaré el potencial impacto en estas cifras de las políticas anunciadas por Trump.

El autor es profesor asociado del CIDE.

También te puede interesar:

Lo que los vecinos del norte deberían saber (II)

Algo que los vecinos del norte deberían saber (I)

Debe ser motivo de preocupación