Opinión

El gran show de Yunes

    
1
    

   

Yunes (Cuartoscuro)

Karime Macías no tiene orden de aprehensión girada por autoridad alguna. Es una ciudadana en pleno disfrute de sus derechos. O debería de serlo.

Este lunes la esposa del odioso (ser odioso no es delito, conste) Javier Duarte fue víctima de un acto de invasión a su privacidad. Y los cómplices de esa atrocidad, emprendida e instigada por el señor Miguel Ángel Yunes, que cobra como gobernador de Veracruz, se cuentan por miles, usted y yo para empezar.

Digo yo porque yo mismo me reí con eso de “merezco abundancia”. Digo yo porque yo celebré, en silencio y en voz alta, las bromas a costillas de la revelación de documentos privados de Karime Macías.

Digo usted porque si está leyendo esta columna lo más probable es que se haya topado en las redes y en los medios con alguna de las ventiscas provocadas por la exhibición de parte de los diarios de la señora Macías. Y es probable, mas no seguro, que usted, como yo, se haya sumado al coro de risas por los mantras de la exprimera dama, así se dice en nuestro decimonónico sistema, de Veracruz.

Pero quizá estemos a tiempo de corregir. No por tardía menos necesaria esa corrección. No por tardía menos oportuna si de prevenir casos futuros se tratase.

A tiempo para detenernos un momento y pedir, exigir, que se respete la integridad (cosa que incluye sus diarios) de una persona que hoy por hoy no es una delincuente, y que mucho menos ha sido encontrada culpable por un tribunal. Exigir a las autoridades, y exigirnos como medios, no violentar la privacidad de las personas.

Porque si hoy celebramos que el señor Yunes monte un show voyerista donde hasta nos dice qué páginas podemos y debemos leer de unos diarios privados, si hoy convalidamos con risitas o risotadas una lapidación mediática en contra de una señora que ni siquiera está para defenderse del ultraje, si hoy privilegiamos el morbo antes que la justicia, entonces mañana no nos quejemos de que una autoridad, así, en genérico, cualquier autoridad se meta a nuestras computadoras o nuestros celulares y ponga al descubierto nuestra privacidad, que será expuesta para multitudinario escarnio y con el único fin de apuntalar una noción –en este caso que la señora Macías es cómplice de su marido– que solo debería ser validada en los estrictos términos que especifica la ley.

Lo que hizo Yunes es chafa. Si en verdad se descubrió esa bodega, si en verdad estaban ahí esos documentos y esas pertenencias del matrimonio Duarte-Macías, lo que debió hacer es dar parte a la autoridad federal, dar cuenta pública del hallazgo de la manera que mejor convenga al debido proceso, señalar el eventual valor probatorio de lo descubierto, y en todo momento respetar la dignidad de las personas. Así sea la cónyuge de un prófugo.

Los periodistas, y los medios en general, solemos dar a conocer secretos, o divulgar cosas privadas, es cierto. Para ello la justificación, debatible pero real, es que en esos casos debe primar el bien público.

¿Cuál fue el bien público que se quiso privilegiar a la hora del montaje de los diarios de Karime Macías? Ninguno. ¿Y cuál fue el valor periodístico de divulgar el mantra? Misma respuesta: ninguno.

Lo acontecido el lunes es electorero. Yunes atiza la hoguera del resentimiento contra Duarte y su esposa para que en las elecciones sus hijos capitalicen esos montajes. Y todos riendo. Todos hasta que nos toque a uno de nosotros ser el siguiente instrumento de esa agenda, o de una parecida.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:

Odebrecht. Acciones vs boletines
Josefina: la rival más débil
Una guerra y una (gran) confusión