Opinión

El gran consumidor de vino

  

En los últimos años el mapa de la producción mundial de vino ha cambiado. Los tres primeros lugares tradicionalmente son para Europa, pero España desbancó a Francia e Italia. El quinto productor es ahora China, pero el cuarto lugar permanece inalterable desde hace varios años: Estados Unidos.

Actualmente este país es el cuarto productor mundial de vino. Resulta curioso que en los cincuenta estados que conforman la Unión Americana, cada uno cuenta con, al menos, dos bodegas. Claro que 70 por ciento de la producción total se lleva a cabo en California, seguida de Nueva York, Washington y Oregon.

La historia del vino en nuestro vecino país comienza con los misioneros a finales del siglo XVIII, cuando Fray Junípero Serra, entre muchos otros, colonizaron los agrestes territorios del norte fundando misiones para las que, como insumo religioso, el vino era indispensable.

Al independizarse Estados Unidos, el presidente Thomas Jefferson hizo un loable esfuerzo para promover el consumo del vino y la viticultura.

Muchos factores contribuyeron al desarrollo de la industria norteamericana del vino, pero uno de los fundamentales fue la influencia de Robert Parker y, por supuesto, los medios de comunicación. Un hecho crucial fue que en 1990 el influyente programa de televisión “60 minutos” presentó los beneficios para la salud por la ingesta moderada de vino, exponiendo la llamada paradoja francesa.

Actualmente 32 por ciento de los adultos de ese país bebe vino y son el mayor consumidor del mundo. En tan sólo diez años, el consumo de vino se triplicó.

Es muy común que nuestros vecinos pidan el vino en wine bars o ciertos restaurantes por la uva con la que está elaborada, sin importar su procedencia. Fue precisamente Estados Unidos quien puso de moda indicar el varietal de la uva con la que está elaborado el vino en su etiqueta.

La influencia de Robert Parker en la elaboración de vinos en el mundo es innegable. Hay quienes afirman que numerosos productores de los cinco continentes hacen sus vinos de acuerdo con el estilo que este abogado de Baltimore los prefiere. Y no es para menos. Una calificación sobresaliente por parte de Parker no sólo significa ventas aseguradas del vino, sino que el valor de la bodega se aprecia.

Estados Unidos es hoy el gran consumidor de vino en el mundo; además en unos años será igualmente el primer productor.

Estoy convencido que México puede aprender mucho de la industria vinícola estadounidense. Ese mercado, a diferencia del mexicano, cree en su vino. Nuestro papel radica en decidir motu proprio que el vino forme parte de nuestra dieta, bebiendo una o dos copitas en la comida y la cena. Además de ayudar a una buena digestión, apoyaríamos al desarrollo de la centenaria industria vitivinícola mexicana y, sobretodo, pasaremos muy gratos momentos.

¡Salud!

Twitter: @Rene_Renteria

Página web: 
www.renerenteria.com.mx