Opinión

El gobierno contra la sociedad civil

     
1
   

       

Enrique Peña Nieto, presidente de México.

El partido en el gobierno amenazó en la sede del Senado y en audiencia pública a una organización de la sociedad civil.

Eso no ocurrió en el régimen gorila de Maduro, no sucedió en la Rusia neozarista de Putin, ni en la patética América de Trump. Sucedió en el México de Enrique Peña Nieto.

Ocurre que se nos olvida –porque uno suele poner en un lugar lejano a la conciencia esas cosas que molestan— que el Partido (es un decir, pues ya se sabe que su ADN es el de un negocio) Verde (es otro decir, pues ya se sabe que no les motiva esa agenda) Ecologista (es un megadecir) de México postuló a la presidencia a Peña Nieto. Así que el PVEM es un partido en el gobierno.

Y un senador de ese organismo, el señor Carlos Puente, ha sido el instrumento de esta amenaza a una organización de la sociedad civil.

Porque lo más importante con respecto a la nominación de una candidata a la Junta de Gobierno del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) no ocurrió ayer, cuando la cuestionada candidata compareció ante las comisiones de Gobernación y de Población y Desarrollo. Eso fue un trámite. Lo verdaderamente importante sobre ese nombramiento ocurrió la víspera.

El miércoles, representantes de diversos organismos, que durante semanas han señalado la incompatibilidad de la nominación presidencial con la ley y con la importancia del Inegi, dialogaron con las comisiones que iban a evaluar a la candidata peñista.

En medio de ese diálogo ocurrió la amenaza. Así lo contó La Jornada:

“El coordinador del PVEM, Carlos Alberto Puente, rompió la cordialidad que había prevalecido, al cuestionar al representante del Centro de Estudios Espinosa Yglesias, (CEEY) sobre presuntas irregularidades en esa organización.

“Puente dijo que para exigir legalidad al Senado, se requiere también actuar dentro de la legalidad, y de acuerdo con información del SAT en los años 2013 y 2014, el CEEY ejerció más del 15 por ciento de las donaciones que recibe para gastos administrativos, cuando sólo puede hacerlo con el 5 por ciento, por lo que exigirán que las autoridades hacendarias verifiquen si cumple con la normatividad y está en capacidad de emitir juicios y criticar al Senado”. (http://bit.ly/2mS3yJ7)

Si ustedes traen argumentos, les respondo con una auditoría. Si ustedes se atreven a cuestionar a los senadores, contesto que exigiré a mi presidente que Hacienda los verifique. Así las credenciales democráticas del líder (es un decir) de los verdes (ídem) en el Senado.

No es la primera vez que una OSC vive una amenaza de este gobierno. Las ha habido, a no dudar. Pero en descampado, en una sede oficial, en una reunión pública y echando mano de Hacienda es toda una novedad.

Sabido era que el currículum de la candidata era endeble, pero lo que no sabíamos era cuán vulnerables se sienten en este gobierno, que ante cuestionamientos académicos recurren a la vulgaridad de la amenaza.

Qué pobreza de gobierno. Qué nivel tan bajo han inaugurado. Para todos los que creían que con el retorno del PRI la regresión era imposible, dejo aquí una declaración de Puente, quien al ser abordado por la prensa, lejos de ofrecer una disculpa o corregir, agregó “que ese centro (el Espinosa Yglesias) no puede cuestionar al Senado”, dijo que el titular del mismo, “Enrique Cárdenas gana más de 300 mil pesos mensuales”.

Una amenaza, y encima una muy vulgar. Propia del Verde. Y tendríamos que decir, como no ha habido deslinde gubernamental, que ahora también propia del gobierno de Peña Nieto. Literal.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
El ridículo
Ochoa y los taxis, más vueltas que un ruletero
El presidente que quiso ser gobernador