Opinión

El futuro económico

 
1
 

 

Fiat Chrysler

Por Mario A. Correa Martínez.

Integrante del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF.

Decía el afamado Peter Drucker, gurú de la administración, que "tratar de predecir el futuro es tan difícil como tratar de manejar en un camino rural de noche, sin luces y viendo por la ventanilla trasera". De forma más poética, decía el gran escritor Mario Benedetti: "se retrocede con seguridad, pero se avanza a tientas". Me atrevería a agregar que, especialmente en estos tiempos, hacer predicciones económicas es más que nada un acto de adivinación.

¿Cómo se construyen las predicciones económicas? Básicamente se tienen que identificar los factores determinantes y sus efectos sobre las principales variables económicas. Estos factores pueden agruparse en tres tipos:

1) Las tendencias. Hay muchas variables relevantes que presentan tendencias como reflejo de la realidad y que se pueden identificar con técnicas estadísticas. Estas tendencias constituyen la base de los pronósticos. Entre las que afectarán el 2016 destacan: la desaceleración de la economía de China y su impacto sobre los mercados de materias primas y otras economías emergentes, la recuperación del consumo en EUA y la recomposición de su flota automotriz que alimentará las ventas de automóviles; y el crecimiento de la población en México, especialmente de los jóvenes que se integrarán al mercado laboral.

2) Las sorpresas o choques inesperados. Todo aquello que es imprevisible, como el clima y su efecto sobre las cosechas, los factores geo-políticos, como la actual guerra entre las potencias mundiales y el estado islámico, o como puede resultar la quiebra de alguna gran empresa financiera internacional.

3) Las decisiones humanas. El impacto que tendrán las decisiones que tomen, o dejen de tomar, personas muy importantes al frente de instituciones relevantes: las decisiones de política monetaria de la Reserva Federal de EUA, de los bancos centrales de Europa y Japón, de autoridades financieras de otros países y de organismos internacionales tendrán un gran impacto sobre el desempeño de los mercados financieros y la economía mundial. En México, decisiones como la política de precios y tarifas públicas afectarán la marcha de la inflación y la sostenibilidad de las finanzas públicas.

¿Cómo integrar todos estos factores en un escenario que haga sentido?

Esa es justo la nada fácil tarea de los analistas económicos que se dedican a producir pronósticos, lo que requiere una gran cantidad de tiempo, de conocimientos de economía y estadística avanzada, experiencia, entendimiento del entorno económico, intuición, imaginación y cierto grado de audacia.

La encuesta del IMEF recoge la visión y experiencia de los analistas más importantes de México, y por lo mismo, sirve como punto de referencia para la toma de decisiones, especialmente en un entorno altamente incierto. El siguiente cuadro presenta los resultados de la encuesta del 12 de noviembre e indica las expectativas medidas por la mediana de cada variable. El PIB en 2015 será de 2.3 % y para 2016 se anticipa una recuperación gradual del crecimiento económico, un repunte modesto en la inflación y una ligera apreciación del peso frente al dólar, lo cual indica que México se encuentra ante un entorno externo difícil con crecimiento débil, pero comparado con otros países emergentes, la perspectiva es más positiva.

También te puede interesar:

Financiamiento bursátil: opción para necesidades financieras de las empresas

Claves para el éxito financiero

Hacia una nueva economía: Un enfoque disruptivo en los negocios