Opinión

El futuro del PAN

  
1
  

   

[PAN manda iniciativa para reformar los artículos 73 y 108 de la constitución / Cuartoscuro / Archivo]  

En esta semana intentaré delinear los escenarios que enfrentan los partidos para esta segunda parte del sexenio. Lo haré en el orden que tienen en el INE, por lo que hoy nos toca Acción Nacional.

En 1997, que es el momento a partir del cual podemos confiar en los datos, el PAN obtuvo 27 por ciento de los votos para diputados, que en 2000 se fueron a 39 por ciento, con el efecto Fox. Tres años después estaban en 32 por ciento, pero en 2006 vuelven a subir, en la elección más competida, a 34.4 por ciento. De ahí en adelante, la caída: 30 por ciento en 2009, 27 en 2012, 22 en 2015 (PREP). Si consideramos sólo las elecciones intermedias, para no complicar con los efectos de candidatos presidenciales, entonces el PAN pasó de 7.7 millones de votantes en 1997 a 8.2 millones en 2003, 9.7 en 2012 y 7.7 en 1997. Está en donde estaba hace 18 años, aunque el número de votantes totales ha crecido en 20 por ciento.

Con los defectos de toda comparación, me parece que el caso del PP en España puede ilustrar. Un partido que envejece, se llena de corrupción, y que le cierra el espacio a los liderazgos alternativos, que deben buscar otros caminos. Acá, Alfonso Martínez y Manuel Clouthier ganaron por fuera, el primero en Morelia y el segundo en Culiacán. Y no ganaron, pero se fueron a Movimiento Ciudadano, personajes reconocidos en Nuevo León, Sonora, Colima, etcétera.

Gustavo Madero no pudo ganar, aunque tenía la bandera de la reforma fiscal, que acá dijimos sería de gran utilidad en el centro-norte del país. Tres cuartas partes de los votos perdidos están en seis estados: DF, Estado de México, Veracruz, Jalisco, Chiapas y Sinaloa. En los primeros tres, el PAN está muy desvencijado; en Jalisco se fueron al MC, en Chiapas arrasó el Verde, y en Sinaloa… hundieron al PAN con Malova. Aunque son primera fuerza en Nuevo León, perdieron la gubernatura.

Pero si bien Madero es derrotado, también lo son los otros dos grupos que compiten por el control del PAN. Moreno Valle no logró ganar Puebla, y Calderón no lo logró en Michoacán. Los tres, sin embargo, tienen algunas cositas para defenderse: Querétaro les sirve a los tres, por ejemplo.

Pero esto lo que implica es que el PAN enfrenta escenarios muy negativos. Sus votantes no son jóvenes (como ilustró El Financiero el 10 de junio), sus dirigentes son viejos, la imagen de honradez ya no la tienen, y están divididos en tres partes, con liderazgos testarudos, por decirlo de alguna manera.

Sin una revolución interna, y un muy buen candidato en 2018, la expectativa de voto difícilmente superará 20 por ciento, y es posible que quede por debajo de ese nivel. Los votos que perdieron a manos del Movimiento Ciudadano y de Encuentro Social no parece que puedan regresar fácilmente. En Jalisco, Alfaro puede quedarse con esos votos por un buen tiempo. Los grupos de Encuentro Social, por su parte, tienen ahora algo con qué negociar alianzas, y ya no le saldrá gratis al PAN contar con ellos.

Ignoro si los viejos barones y familias del PAN puedan convocar a la revolución referida. Si no lo logran, la brega de eternidades no llegará siquiera a los 100 años.


Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Presidente por un día
Corrigiendo
Lo que sí pasó