Opinión

El futuro de la industria eléctrica

 
1
 

 

 [El rubro en el que México está mejor clasificado es el de costos de electricidad para la industria. / Cuartoscuro] 

DAVOS.– No sorprende que los temas energéticos mexicanos sean materia de análisis y discusión en Davos, ya que la reforma energética de nuestro país –con todos sus avatares– es uno de los cambios más profundos a nivel mundial.

El World Economic Forum (WEF) dio a conocer este martes un reporte acerca del futuro de la industria eléctrica en mercados de crecimiento rápido, como el nuestro. Y tiene un capítulo expreso con las recomendaciones que se hacen a nuestro país para asegurar el éxito de la reforma.

La reducción de las tarifas eléctricas en México, que en el ámbito de alta tensión industrial es de 30 por ciento entre diciembre de 2013 y el mismo mes de 2015, según el Inegi (o de 50 por ciento si se mide en dólares para efectos de comparación internacional) es ya un caso de éxito en el recuento de los grandes cambios del sector en los últimos años.

Sin embargo, se requiere ir más allá.

Le enuncio en un apretado resumen las recomendaciones del WEF para el sector eléctrico mexicano.

En primer lugar, para tener un buen mercado eléctrico se requiere tener también un buen mercado de gas natural. Para ello se necesita que puedan ser establecidos los incentivos para mejorar la infraestructura de ductos y de almacenamiento.

Lo más adecuado es que exista un mercado realmente con varios proveedores de gas, así como un mercado diverso de transportación de gas.

Este es todavía uno de los pendientes que tenemos pues hay una discusión sin resolver respecto al valor de la transferencia de los ductos de gas de Pemex al Cenagas, que pronto tendrá que resolverse, como parte de las políticas públicas en México.

Por lo pronto, paradójicamente parece ser la CFE la que más ha contribuido al fortalecimiento de la infraestructura del gas.

Otras dos recomendaciones del WEF son la creación de un índice de precios del gas natural propio de México, con independencia del Henry Hub, que actualmente se utiliza, así como de instrumentos financieros que den profundidad a un mercado de contratos de largo plazo de gas natural.

En el ámbito ya propiamente de la industria eléctrica, se necesita una definición clara de la mezcla de fuentes de generación que debe tener como objetivo el país.

Aquí hay todavía una discusión que probablemente llegue a los tribunales a propósito de Ley de Transición Energética, que no resultó aceptable para diversos sectores de la industria. Obviamente, la ley no puede reflejar sólo el criterio de la industria privada, pero deben considerarse las objeciones privadas, sobre todo cuando se elaboren los reglamentos.

Uno de los roles centrales en el mercado eléctrico lo tiene la Comisión Reguladora de Energía. El WEF recomienda que este regulador juegue un rol más activo en la eliminación de barreras que inhiban el desarrollo de un verdadero mercado eléctrico, con diversos participantes que realmente ofrezcan opciones a los usuarios.

El otro tema relevante es el de los sistemas de distribución. Se requiere el diseño de políticas que permitan hacer más eficiente el sistema, y reducir fuertemente las pérdidas, tanto las técnicas, como las derivadas de los “diablitos”, incluyendo la participación de empresas privadas que reciban incentivos por esa reducción.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
La pérdida millonaria de empleos
¿Cómo responder a la volatilidad?
El peso y el índice Big Mac