Opinión

El final de la
raza humana

1
 

 

Call center de un banco

Esto no es ficción. Mariana, una mexicana, llamará al banco para preguntar por un aparente error en su saldo.

“Gracias por llamar al banco súper fuerte, le atiende Mauricio Hernández, ¿en qué puedo ayudarle?”.

Mauricio no es el único que escucha a Mariana. También está Watson. ¿Vio usted la película Her, protagonizada por Joaquin Phoenix? Bueno, Watson podría ser la versión masculina de Samantha.

Mauricio pregunta y Watson escucha. Watson entiende y comienza a darle a Mauricio información para responderle a Mariana. En el call center, Mauricio sólo tiene que ver la pantalla de su computadora. Automáticamente aparecerán los datos que darán respuestas a Mariana.

¿Cuándo recibí el último depósito superior a 30 mil pesos? Preguntará ella. El 4 de diciembre, a las 13:36 horas, responderá Mauricio. ¿De dónde vino? Cuestionará Mariana. Al agente le aparecerá la respuesta, sin tocar su máquina: de Ciudad Obregón, Sonora. Responderá.
Watson aumentará 30 por ciento el volumen de llamadas que puede recibir el banco preocupado por atender mejor a sus clientes. Quizá sea el final del tiempo en espera.

Watson existe. Es la inteligencia artificial creada por IBM, que en México comanda el practicante de jiu jitsu, Salvador Martínez Vidal. Watson ya una vez ganó el concurso televisado estadounidense Jeopardy. Venció a los mejores.

No sólo acopia información. La entiende, aprende y lo hace mejor que los humanos. Sabe de sarcasmo y de ironía. No olvida.

¿Quiere sentirlo? Llame a Banorte, a cargo de Marcos Ramírez, quizás ahí encuentre pistas.

Los bancos lo usarán para todo. Ya saben si usted paga o no paga y cuánto gana. Ahora sabrán cuando entra usted a una sucursal y si es usted más rentable que la persona que le antecede en la fila. Quizá por eso le den a usted una atención prioritaria.

Watson estará pronto en el salón de clases. Posiblemente en una aplicación en el teléfono de su hijo de secundaria. Escuchará la clase, entenderá y explicará al muchacho en días de exámenes.

Además está a punto de evolucionar. No olvide este término de IBM: computación cognitiva. Es el principio de máquinas mejorando a las máquinas, sin intervención del hombre.

En cuanto empiecen a mejorarse a sí mismas, su desarrollo será exponencial. Muy, muy rápido.

Stephen Hawking, el destacado científico, advirtió la semana pasada a la BBC: “El desarrollo a fondo de la inteligencia artificial podría detonar el final de la raza humana”.

“Los humanos, limitados por la lenta evolución biológica, no podrían competir y serían reemplazados”.

En IBM dicen que no es la visión correcta. Que esto será el equivalente a la antigua sustitución del hombre y el animal en los trabajos del campo. Evolucionaremos hacia tareas más sofisticadas que las actuales, advierten.

Oriol Bosch Par y la Bolsa

Él podría asumir esta semana la dirección de la Bolsa, que preside Jaime Ruiz Sacristán. Bosch y él se conocen bien.

Bosch tiene la ambición de que las empresas listadas en el mercado al menos igualen en su valor el PIB de México. En Brasil lo superan. Aquí andamos en 40 por ciento.

Pero nada está determinado aún. Entre hoy y mañana habrá definición. Bosch, de cualquier modo, ya dejó su cargo en JPMorgan.

1
EVIDENTE: Invasión callejera

Quala. Este grupo invade nichos de consumo en México mediante marcas como Vive 100, de venta en las calles de la ciudad de México, al igual que su marca hermana Bon Ice. Quala también ataca en el supermercado con Ego, una marca de gel para el cabello. La empresa quiere el liderato en sectores que conforme a su plan de negocio, debe conseguir en 2016.

ME. RUIZ: “El final de la raza humana”.