Opinión

El fallido federalismo fiscal

 
1
 

 

billetes

Esta semana el Banco Interamericano de Desarrollo dio a conocer el estudio Descentralizando los ingresos fiscales en América Latina, ¿por qué y cómo?, editado por Vicente Fretes Cibils y Teresa Ter-Minassian.

El texto es una amplia y detallada revisión del estado que guarda la recaudación fiscal en las principales siete economías de la región, y donde México destaca por tener el más grave y agudo desequilibrio vertical entre ingresos propios de los estados y el ejercicio del gasto público. La recaudación en los estados en México también se distingue por el bajo porcentaje de ingresos de la propiedad (predial), el alto peso que tienen los impuestos a la nómina, así como la bajísima participación (casi nula) de los impuestos indirectos a la actividad económica en los estados.

En el capítulo “Serenata de mariachis: largo camino de la reforma al federalismo fiscal en México”, los autores hacen un detallado recuento de los esfuerzos del gobierno federal, de 1990 a la fecha, por diseñar mecanismos que incentiven una mayor recaudación a nivel estatal. Sin embargo, las reformas han sido un fracaso y su impacto es muy limitado.

Resulta un tanto desalentador y frustrante leer sobre la incapacidad del Estado mexicano por dar resultados en esta materia. Parecería ser un tema donde simplemente no podemos mejorar. Los ingresos totales de los gobiernos estatales han permanecido en poco más de 1.0 por ciento del PIB durante décadas; y son pésimos aliados en el combate a la informalidad. Sin embargo, a pesar de las reformas, lo que sí crece es su dependencia del gobierno federal, y más grave aún, el monto de las transferencias discrecionales, que al final del sexenio pasado fueron de 15 por ciento del total que recibieron.

Sin que los autores lo digan con todas sus letras, lo que ocurre es que los gobernadores no quieren asumir la responsabilidad de utilizar sus facultades para recaudar. ¡Esto debe de cambiar! Tenemos que llegar a un acuerdo donde no tengan alternativa para 'lavarse las manos'. Una solución que debemos poner en marcha es el cobro eficaz del impuesto predial, ligada a un mecanismo que premie a quienes más recaudan, y en particular a los estados con menor desarrollo económico. ¿Tareas para después de 2018?

Twitter: @julio_madrazo

También te puede interesar:
Alcalde de Filipinas, a la Trump
Otra dosis de 640 mil firmas
Veracruz, ¿ahí viene el lobo?