Opinión

El factor candidato

1
   

   

José Rosas Aispuro. (tomada de facebook)

Llama la atención que, a pesar del desprestigio que suele atribuirse a la política, varios candidatos a gobernador gozan de una imagen bastante favorable frente a sus electorados estatales. Esto no es accidental; refleja el cuidado con el que los partidos políticos o sus alianzas seleccionan a sus abanderados. El factor candidato puede agregar una dosis de buena reputación a los procesos electorales.

De acuerdo con las encuestas de EL FINANCIERO realizadas en los estados, el nivel de conocimiento de algunos candidatos punteros ya pasa de 80 por ciento y, aunque pudiera ser menor, lo más probable es que éste crezca conforme se acercan las elecciones. Pero lo más notable es el balance de opiniones favorables.

Entre los candidatos con una mejor imagen está José Rosas Aispuro, que postula la alianza PAN-PRD en Durango, quien cuenta con 51 por ciento de opiniones favorables, por 12 por ciento de desfavorables, para un balance positivo de 39 puntos.

En Tlaxcala y Aguascalientes, Lorena Cuéllar, del PRD, y Martin Orozco, del PAN, tienen un balance favorable de 28 y 27 puntos, respectivamente. El abanderado de la alianza PRD-PAN en Quintana Roo, Carlos Joaquín, y el priista Esteban Villegas, en Durango, registran un balance positivo de 23 y 22 puntos. Mauricio Góngora, candidato del PRI en Quintana Roo, y la panista Adriana Dávila, en Tlaxcala, registran 20 puntos de opiniones favorables cada uno. Y la priista Lorena Martínez, en Aguascalientes, llega a 14 puntos a favor. En todos estos casos, las opiniones favorables superan a las desfavorables en razón de dos a uno e incluso de tres a uno.

El posible bono electoral que agregan los candidatos a la contienda en algunos casos va en dirección contraria a la imagen de los partidos políticos, que no llegan a tener un balance de opinión positiva, particularmente con el PRI, donde se registran números rojos en la imagen del partido, pero no así respecto a su candidato o candidata.

Estos números reflejan que en las contiendas por la gubernatura de esas entidades se enfrentan candidatos con muy buena aceptación entre los electores, la cual trasciende a las filas partidarias: la popularidad de los candidatos se observa incluso entre los seguidores de otros partidos y entre el segmento de apartidistas. No parecen ser candidatos polarizantes.

La idea de que la política está desprestigiada se ha venido documentando a través de encuestas que señalan la desconfianza hacia los partidos y del desinterés ciudadano hacia el proceso político, entre otros. Pero a pesar de todo, hay candidatos que gozan de una buena imagen entre el electorado y que parecen generar una expectativa positiva. También, hay que decirlo, a través de las encuestas se observan candidaturas más polarizantes o con un saldo negativo de opinión, señal de que el mercado electoral mexicano ofrece diversas opciones. Insisto, lo llamativo son esas figuras que aportan una buena reputación al proceso de decisión colectiva que significan las campañas y las elecciones.

MIENTRAS TANTO, EN ESTADOS UNIDOS 
De confirmarse, las candidaturas de Hillary Clinton y Donald Trump significarán el enfrentamiento de las dos personalidades con imagen más negativa en las elecciones presidenciales por lo menos desde 1980. Ambos acumulan el rechazo de una buena parte del electorado nacional: Clinton con casi 40 por ciento de negativos y Trump con más de 50 por ciento de opinión desfavorable, según las encuestas.

Y para registro, así van hoy las preferencias: según una encuesta de CNN/ORC realizada del 28 de abril al 1 de mayo, Clinton obtiene 54 por ciento de la intención de voto de los electores entrevistados a nivel nacional, mientras que Trump suma 41 por ciento. La diferencia que los separa es de 13 puntos porcentuales que el magnate tendría que remontar de aquí a noviembre.

Con respecto a cómo se distribuirían los 538 votos del colegio electoral, los cálculos del New York Times, basados en encuestas a nivel estatal, arrojan 347 votos a favor de Clinton, por 191 a favor de Trump, lo cual lleva al rotativo a describir la ruta del Republicano como cuesta arriba. Da la impresión de que así ha sido hasta ahora, sorprendiendo a propios y extraños.

Twitter:
@almorenoal

También te puede interesar:
Lealtades aliancistas
La brújula imperfecta
​Los votantes de 2018