Opinión

El escenario 20-20

 
1
 

 

Economía.

Medio en broma y medio en serio, en las redes sociales y en otros medios de comunicación hay quienes ya hablan del escenario 20/20.

Éste implica que el tipo de cambio del dólar llegará a 20 pesos y el precio del barril de la mezcla mexicana de petróleo de exportación a 20 dólares.

Pero, ¿hay razones para que se materialice un escenario 20/20?

Más allá de los comentarios envueltos de humor, el dólar tocó el viernes pasado el máximo histórico de 18.60 pesos y ayer cerró en 18.55 en las ventanillas bancarias.

A su vez, el barril de la mezcla mexicana de petróleo ya está prácticamente en 20 dólares y a punto de romper ese piso, pues ayer cerró en 20.02 dólares, su menor nivel en casi 13 años, desde abril de 2003.

Su declive está en línea con los precios de los crudos referenciales WTI y Brent, que esta semana cayeron por debajo de 29 dólares por primera vez desde noviembre de 2003.

Lo que propició el desplome de los petroprecios fue el temor de que la debilidad de la economía china, que en 2015 registró su menor crecimiento desde 1990, afecte la demanda global de crudo, así como la expectativa de una sobreoferta petrolera ante el inminente aumento de las exportaciones iraníes.

Esto, luego de que Estados Unidos, Europa y la ONU levantaron prácticamente todas las sanciones económicas internacionales impuestas a Irán, al comprobarse que ha cumplido con el acuerdo para restringir su programa nuclear.

El gobierno iraní espera incrementar sus envíos de crudo hasta en 500 mil barriles diarios en las próximas semanas y en un millón seis meses después.

La oferta global podría crecer cerca de 2.0 por ciento, en un mercado petrolero cuya saturación es lo que ha tirado los precios desde hace año y medio.

No es una buena noticia para el peso ni para otras monedas de países emergentes, pues el fortalecimiento del dólar está asociado a la caída de los precios del crudo.

Si la expectativa es que los petroprecios continúen a la baja, es de esperar que el dólar siga apreciándose frente a la mayoría de las divisas, incluido el peso.

El comportamiento de los mercados sugiere un peso débil en los próximos días, aunque para llegar a 20 unidades por dólar tendría que depreciarse 7.8 por ciento desde su nivel actual.

La depreciación del peso es resultado de los episodios de turbulencia en los mercados financieros internacionales que están afectando los flujos de capital a México y otras economías emergentes.

El riesgo es que esos ajustes pueden ser “violentos”, como lo anticipó el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.

Si los choques son externos, las defensas tienen que ser internas.

Una es permitir el ajuste del peso que el mercado requiera sin que sea desordenado; otra es mantener un marco macroeconómico sólido en el país; y una más es la instrumentación oportuna de las reformas.

Frente a la cercanía de un escenario 20/20, más nos vale estar preparados para enfrentar un golpe que, como dijo Carstens, puede ser “potencialmente grave”.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
¿Hay razón para el pesimismo?
Nuevo año, viejos retos
El peso de las telecomunicaciones