Opinión

El Dr. Mancera: la buena
y la mala

1
   

    

Miguel Ángel Mancera

Ya se sabe que el temple se muestra en situaciones críticas. La emergencia ambiental que se vivió (vive) en la CDMX ha puesto a prueba al jefe de Gobierno y, aunque no ha revelado nuevas facetas, sí ha confirmado y acentuado lo que ya se sabía.

¿Por dónde empezar: por la buena o por la mala? La buena, el Dr. Mancera es un hombre persistente y tenaz. La mala, es incompetente y no tiene un proyecto de gobierno para la CDMX.

Ilustro y voy punto por punto.

La Ciudad de México tiene serios problemas de contaminación de larga data. 1985 fue annus horribilis. Se palió, no se solucionó, con el Hoy No Circula (HNC) y el convertidor catalítico. Pero nunca se apostó por un proyecto de largo plazo. Posteriormente, los gobiernos perredistas optaron por los trolebuses y los segundos pisos, no por el Metro.

El Dr. Mancera no es responsable de eso. Tampoco es responsable de que la Línea 12 –el gran proyecto de Ebrard– haya terminado en un pantano de corrupción. Todo lo heredó. Pero era evidente que el problema se estaba agravando y terminaría por hacer crisis.

En 2015 los niveles de contaminación se dispararon y se sabía que el número de automóviles en circulación había aumentado. Y también se sabía que el transporte público es el más contaminante, que se debe reducir el azufre en el combustible y limpiar taxis y microbuses.

Ahora que la crisis ambiental ha estallado, la respuesta del Dr. Mancera fue decretar un HNC ampliado, pero no toca a las mafias del transporte público ni implementa acciones a fondo. De hecho, la medida tendrá, como ocurrió en el pasado, efectos indeseados: la adquisición de nuevos automóviles, con el consecuente incremento del parque vial y la congestión.

En la misma tesitura, el centro del Dr. Mario Molina ha advertido que el nuevo Reglamento de Tránsito, al decelerar los vehículos, contribuye a mayor combustión y mayor contaminación.

La irresponsabilidad del jefe de Gobierno no termina allí. Su tolerancia a la corrupción galopante en las delegaciones de la Ciudad de México es una de las causas, si no la principal, de la derrota que sufrió el PRD en la pasada elección intermedia.

Si alguien se pregunta qué relación existe entre la corrupción y los niveles críticos que ha alcanzado la contaminación, la respuesta es muy sencilla: los Centros de Verificación no operan como tales; expiden calcomanías mediante una mordida, sin que el vehículo sea inspeccionado ni corregido.

No menos absurdo ha sido el hecho de que el HNC sacó indiscriminadamente de la circulación a los taxis y los servicios Uber y Cabafy que, ante el previsible incremento de la demanda, se vieron rebasados dejando a miles de ciudadanos varados o en serias dificultades para transportarse.

Para 'combatir' o paliar esa situación, el Dr. Mancera optó por ofrecer transporte gratuito en el sistema de la ciudad (trolebuses, tren ligero) con la notable excepción del medio más importante: el Metro. De manera tal, que la medida no sólo tiene un tufo populista, sino además es claramente insuficiente.

La incompetencia del Dr. Mancera no es accidental. Lo que ocurre con la contaminación y el transporte es lo mismo que sucede con la inseguridad, con un pésimo sistema de impartición y procuración de justicia, para no hablar de la simplificación administrativa o, como ya lo mencioné, del combate a la corrupción.

El problema de fondo es que el Dr. Mancera no mira a la Ciudad de México, sino divisa a través de ella. Su prioridad real y fundamental es postularse a la presidencia de la República en 2018, y para lograr ese objetivo no tuvo mejor ocurrencia que plantear la organización de un Constituyente. Estamos ante un hombre letrado (en leyes, claro) pero muy, muy limitado.

Así que para decirlo en dos palabras, el jefe de Gobierno personifica la crisis moral y política que vive la izquierda mexicana. Es una cara diferente y menos peligrosa que el populismo intolerante obradorista; sin embargo, su incompetencia y vacuidad están lejos de ser una opción moderna y consistente.

Twitter: @sanchezsusarrey

También te puede interesar:
Gazmoñería y corrección política
Los fabulosos Castro
#StopTrump