Opinión

El dólar y la decisión
de la Fed

 
1
 

 

Alza en las tasas de interés, ¿ya casi?

¿Qué pasará en las finanzas tras la decisión que tome el Comité de Mercado Abierto de la Fed el próximo 16 de diciembre?

Ayer se dieron a conocer las minutas de la reunión que ese Comité celebró el 27 y 28 de octubre. Y en realidad no hubo sorpresas. Los comentarios expresados en la reunión apuntan a que la mayoría de los integrantes de ese grupo simpatizan con elevar la tasa de los Fondos Federales antes de que termine este año.

En la medida en que la fecha de la reunión de diciembre se aproxime y se conozcan las cifras económicas previas a esa decisión, quizá vaya aumentando el nerviosismo en los mercados financieros.

Los futuros de los Fondos de la Fed indican que el mercado considera que hay un 66 por ciento de probabilidades de que sea en esa fecha cuando se dé el alza y que ésta pueda ser de un cuarto a medio punto porcentual.

¿Qué podría modificar esa expectativa?

El dato más importante para confirmar o debilitar esa expectativa se dará a conocer en poco más de dos semanas: el empleo en noviembre.

Será el viernes 4 de diciembre cuando la autoridad de EU dé a conocer las cifras de empleo. Hay que recordar que la de octubre fue de 271 mil nuevos empleos creados.

Si en noviembre la cifra resultara cercana a la del mes previo o si la tasa de desempleo bajara del 5.0 por ciento, se podría dar casi como un hecho la decisión de la Fed de elevar las tasas.

Si las cifras estuvieran por debajo de las expectativas, entonces aún quedaría un cierto espacio para la incertidumbre.

El otro factor que podría influir en esa decisión es el impacto del terrorismo sobre la estabilidad de los mercados. Sólo que un nuevo acto terrorista desencadenara una reacción mayor en los mercados financieros podríamos pensar en este hecho como una razón para posponer el incremento de las tasas.

El nerviosismo previo al 16 de diciembre podría volver a incrementar el precio del dólar. En la relación con el peso el dólar alcanzó su máximo el pasado 23 de septiembre, con una cotización al cierre de 17.13 en el mercado al mayoreo y cercana a 17.50 en ventanilla.

Todavía estamos lejos de esas cifras pero no sería extraño que regresaran antes de la decisión de la Fed.

De la misma manera que hay indicios de que tendremos este año el primer incremento, también los hay de que las alzas sucesivas van a ser muy graduales y medidas, y que esto va a quedar explícito en el anuncio que se haga.

Por esa razón creo que la última quincena del año bien podríamos tener una despresurización del mercado cambiario que regresara el valor del dólar a niveles de 16.50 o poco más en el mercado al mayoreo y de 16.80 a 17.00 en el mercado minorista.

Sin embargo, el hecho mismo de que empiecen a subir las tasas de interés va a crear una presión estructural que va a impedir que tengamos un dólar más barato.

Me parece que hay que operar con un escenario de dólar relativamente caro pero ya sin alzas adicionales que sean significativas para el 2016.

Claro, como le he comentado en otras ocasiones, en este mundo inestable no se puede descartar otra sorpresa, como la que se vivió en París el viernes pasado.

Ojalá no la tengamos, pero sería muy poco serio ignorar la posibilidad de que ocurra, con consecuencias impredecibles.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Complicaciones para 2016
La crisis que viene
La tecnología y la medición del nivel de vida