Opinión

El dólar a 19 y el crudo
a la baja

 
1
 

 

El dólar a 19 y el crudo a la baja.

Durante los últimos días, el precio del petróleo se ha venido a pique mientras que el peso se ha fortalecido frente al dólar.

Pareciera haberse roto así una conexión que el año pasado influyó en diversos episodios sobre la cotización de nuestra moneda.

En realidad, la conexión ya se había roto, pero en el sentido contrario. Desde el 14 de noviembre pasado hasta el 6 de enero de este año el precio del petróleo tipo WTI pasó de 45.98 dólares por barril a 55.68 dólares, lo que implicaba un alza de 21 por ciento en apenas mes y medio.

En contraste, el valor de nuestro peso cayó en ese tiempo. Desde la víspera de la elección de Estados Unidos (EU) hasta el 6 de enero, el valor del dólar pasó de 18.32 a 21.24 pesos por dólar, una depreciación de 15.9 por ciento.

La historia ha sido diferente en las últimas fechas. Entre el 23 de febrero y el día de ayer, el precio del crudo ha descendido en 11.4 por ciento. En ese mismo lapso, el valor de nuestra moneda ganó 3.0 por ciento, con un fortalecimiento que ya le permitió estar ayer por debajo de 19 pesos por algunos minutos.

Gradualmente, los mercados han percibido que México ya es un país que tiene una balanza comercial de hidrocarburos que es deficitaria, por lo que, en términos del impacto sobre las finanzas en su conjunto, es benéfico un precio del petróleo menor, aunque afecte negativamente los ingresos de Pemex.

Algo que también conviene al bolsillo de los automovilistas mexicanos es que el precio de las gasolinas y el del petróleo sigan a la baja.

Desde que comenzaron a fijarse diariamente los precios del crudo hasta el día de ayer, el precio de la gasolina Magna bajó 11 centavos, equivalentes a 0.7 por ciento, para los precios de la Ciudad de México.

En este mismo lapso, el valor de la gasolina en la Costa del Golfo no ha tenido una variación significativa, pero en contraste, el precio del dólar cayó 6.7 por ciento. Debido a la fórmula que suaviza las variaciones, se ha atenuado este descenso, pero es probable que al menos sirva para impedir presiones alcistas por ahora en los precios de la gasolina.

En la industria petrolera está ajustándose el mercado. Los bajos precios del crudo había excluido a los productores de petróleo de lutitas (shale oil) hasta mediados del año pasado.

Pero los productores norteamericanos fueron ganando en eficiencia y tras el acuerdo de la OPEP para reducir su oferta de crudo a partir de diciembre, y el consiguiente aumento de precios, se catapultó de nuevo la actividad de los productores estadounidenses.

En diciembre de 2016 la producción de EU era de 8.78 millones de barriles diarios en promedio y ahora está en alrededor de 9.1 millones, un incremento de más de 300 mil barriles diarios, en un par de meses.

Los factores que están moviendo la paridad del peso frente al dólar tienen que ver mucho más con los movimientos de los capitales, que han sido influidos por la menor percepción de riesgo asociado a la renegociación del TLCAN y a la relación con el gobierno de Estados Unidos.

No debe descartarse que veamos pronto el fin de la racha ganadora del peso en la medida que dejen de crecer las entradas de capital.

Aun los escenarios más optimistas, anticipan una paridad por arriba de 20 pesos para finalizar el año, lo que implica que, en medio de fluctuaciones, la dirección en la que con mayor probabilidad se movería el dólar será hacia arriba a lo largo de este año.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
La clave para el peso: reforma fiscal en EU
¿Se alinean las estrellas para México?
¿Cuánto pagamos de ISR?