Opinión

El discurso de Martí, ¿se repite?

Pues que siempre sí habrá un acuerdo o pacto nacional por la seguridad.

Así lo anunció el presidente Enrique Peña, quien dijo que en breve convocará “a la representación del Estado mexicano’’, a los partidos políticos y a diversas organizaciones de la sociedad civil “para evitar que ocurran otros hechos como los de Iguala’’.

No se sabe sobre qué bases se pueda fincar un acuerdo de tal magnitud, que en realidad sirva a la sociedad en su conjunto.

Porque para acuerdos o pactos el país ya ha tenido bastantes.

Todavía se recuerda aquella reunión del 21 de agosto de 2008, en Palacio Nacional, cuando el empresario Alejandro Martí lanzó su célebre frase “Si no pueden renuncien’’, ante el mismísimo presidente Felipe Calderón.

Martí había sido invitado especial a la XXIII sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública, días después de haber localizado el cadáver de su hijo adolescente que había sido secuestrado.

El empresario pidió en la misma reunión, a la que asistieron gobernadores, el gabinete de seguridad y presidentes municipales meditar que también puede considerarse como corrupción el ocupar un cargo público “y no hacer nada para regresarle la tranquilidad a la gente cuando sale a las calles’’.

El discurso de Martí sigue vigente porque la inseguridad sigue igualmente vigente y, quizá, más acendrada en algunas partes del país.

La pregunta es sobre qué bases se puede construir un acuerdo o pacto que sea de tal manera atractivo para involucrar a la sociedad, tan descreída de planes y proyectos, de discursos que no inhiben la inseguridad pública.

De entrada, el acuerdo o pacto o como decidan llamarle se antoja, en el mejor de los casos, como un intento de paliativo.

****

Reapareció el senador panista Javier Lozano Alarcón, presidente de la Comisión de Comunicaciones y Transportes, con un tema por demás interesante.

Acompañado por seis senadores de distintos partidos, Lozano Alarcón, exigió al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) que cumpla con la ley y a más tardar el próximo 6 de noviembre y haga efectiva la portabilidad numérica de manera gratuita y en un plazo de 24 horas, como lo establece la tan presumida reforma de telecomunicaciones.

Y es que, como le comentamos hace unos días, el IFT se ha inventado un anteproyecto de reglas para otorgar un plazo de 90 días adicionales a lo que marca la norma, a las empresas de telefonía móvil en perjuicio de los usuarios.

¿Pues no que con el nuevo IFT se iban a acabar las decisiones “sospechosas’’?

****

El país podrá estar pasando por una crisis política, de seguridad y hasta social, pero ello no impide que el proceso electoral del próximo año siga en curso.

Y si no, échele un ojito a lo que sucedió el fin de la semana pasada en Ciudad Obregón, Sonora, en donde la senadora del PRI Claudia Pavlovich reunió a casi 30 mil personas para pronunciar un discurso.

Pavlovich es, junto con el también senador Ernesto Gándara, uno de los precandidatos fuertes para la elección de gobernador el próximo año.

La legisladora dijo que sólo con honestidad y firmeza se puede transformar el estado, que acusa los escándalos de corrupción y toda su zaga de consecuencias del gobierno panista.

Se supone que por ahí de principios de enero se conocerá el nombre del candidato del PRI a la gubernatura del estado, pero Pavlovich ya levantó, y bien alto, la mano.

A ver.