Opinión

El dinero y la satisfacción con la vida

 
1
 

 

ME. El dinero y la satisfacción con la vida.

Dicen las canciones y los dichos que el dinero no trae la felicidad… salvo en Nuevo León.

La OCDE y el Inegi presentaron la semana pasada un conjunto de indicadores del bienestar a nivel estatal, que nos dejan ver contrastes muy interesantes en el mosaico que es nuestro país.

El estado número uno en materia de ingresos (mide el ingreso disponible en los hogares, la desigualdad y la pobreza) es Nuevo León.

Y resulta que esta entidad ocupa el segundo lugar en satisfacción con la vida.

Pero se trata de un caso único. El segundo lugar nacional en materia de ingreso es Baja California, pero ocupa la posición número 11 en materia de satisfacción con la vida.

Por cierto que los más satisfechos con su vida son los habitantes de Coahuila. En una escala del uno al diez califican su satisfacción con 8.5, mientras Nuevo León tiene 8.3.

Sin embargo, en materia de ingresos, se van hasta la posición número nueve.

Vayamos al otro extremo de la tabla.

En ese caso, pareciera que la falta de ingresos sí trae infelicidad.

Los tres últimos lugares en materia de ingresos, en orden decreciente, son Oaxaca, Puebla y Chiapas. Y en cuanto a satisfacción con la vida, ocupan las posiciones número 28, 26 y 23 respectivamente.

La entidad en donde la satisfacción con la vida es menor es Guerrero, con índice de 7.6 puntos y ocupa el lugar 29 en ingresos, es decir, es el lugar del país es donde se da la peor combinación de insatisfacción con la vida y falta de ingresos.

Hay otros casos interesantes. El estado de Tabasco ocupa la posición número 20 en materia de ingresos. Sin embargo está en el puesto número tres en cuanto a satisfacción con la vida.

Pareciera que algo hay de que es un edén.

En contraste, el Distrito Federal ocupa el lugar número cuatro en materia de ingresos pero se encuentra en la posición número 29 en cuanto a satisfacción con la vida.

Sea por la agitada vida de la metrópoli o porque hay más exigencia, pero el hecho es que el nivel de ingreso relativamente alto a escala nacional no se corresponde con gente contenta en la capital.

Hay otra versión que dice que lo más importante de la vida es la salud, que con salud todo se puede. Pues los datos ofrecidos reflejan que no es tan cierto. La entidad federativa con la mejor salud autoreportada por sus ciudadanos es el Distrito Federal, con una calificación de 8.5 puntos sobre diez y ya vimos que ello no reporta satisfacción con la vida.

Coahuila, que encabeza a los mexicanos más satisfechos, ocupa la posición 13 en materia de salud autoreportada.

De nueva cuenta, en este indicador, vuelve a ser consistente –en contraste– que el último lugar en salud también corresponda a uno de los estados más pobres y más insatisfechos: Oaxaca.

Este conjunto de datos permiten observar que el mosaico nacional no sólo lo es por productividades, ingresos o educación, sino que también la visión de la vida y la forma de asumir la fortuna o la mala fortuna son diferentes.

Por cierto que mañana el Inegi actualiza sus indicadores sobre bienestar subjetivo a escala nacional. Veremos si en conjunto, los mexicanos nos hemos vuelto más felices o lo contrario.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿Por qué invierten más en México?
Banxico y sus 90 años
El 'boom' de los millonarios