Opinión

El dilema del Banco
de México

 
1
 

 

El dilema del Banco de México.

Este jueves la Junta de Gobierno del Banco de México deberá decidir si aumenta la tasa de interés o la deja como está.

¿Cuáles son los factores que habrán de evaluar los integrantes de la Junta para tomar su determinación?

Hay argumentos en los dos sentidos. Veamos primero los que favorecen un alza.

El más claro es que con el Brexit aumentaron las primas de riesgo en todo el mundo. Esto se ha reflejado, entre otros factores, en la caída generalizada en los mercados bursátiles del mundo entero y en la depreciación de la mayor parte de las divisas contra el dólar.

Por ejemplo, en sólo dos jornadas el Global Dow, un índice que refleja el comportamiento global de los mercados, cayó en 7.7 por ciento. El Dollar Index de Bloomberg, que refleja las cotizaciones del dólar frente a 10 de las más importantes divisas, creció en 2.7 por ciento en ese mismo lapso.

Para nuestro peso el encarecimiento del dólar fue de 4.9 por ciento en dos jornadas.

Otro de los factores que pueden pesar a la hora de tomar una decisión es la persistencia de la incertidumbre. El Brexit es más que una decisión de un día. Es un proceso que aún nos puede reservar sorpresas, lo que mantendrá la incertidumbre y puede presionar más el precio del dólar.

Un factor que no puede ignorarse es que aunque el índice de precios al consumidor de mayo de 2015 al mismo mes de este año apenas creció en 2.6 por ciento, el de los precios productor en el mismo lapso lo hizo en 7.38 por ciento, lo que puede ejercer presión sobre los precios al consumidor.

Veamos ahora algunos argumentos en contra de elevar las tasas.

Por un lado está el hecho de que los precios al consumidor siguen significativamente por debajo del objetivo de Banxico. Aunque hay presiones en los precios productor, éstas no se han hecho efectivas.

Un elemento adicional es que la economía tiene ‘holgura’, como gusta de referir el Banxico.

Es decir, el nivel efectivo de crecimiento está bastante por debajo de su potencial por lo que no existen presiones de demanda que se puedan traducir en un incremento de la inflación.

Un argumento más es que el Banxico podría querer reservarse ‘municiones’, para hacerle frente a la etapa difícil que va a representar el proceso electoral en Estados Unidos y que probablemente va a significar igualmente un incremento de las presiones contra el peso.

Por lo pronto, domina entre los expertos la percepción de que habrá un alza de un cuarto de punto en la tasa de referencia de Banxico.

Creo que una de las variables que cada vez va a pesar más en las decisiones de las autoridades es el crecimiento. El 0.7 por ciento registrado por el IGAE en abril y los malos signos que han dado algunos indicadores adelantados de mayo, nos hacen pensar que aunque el Banxico no tenga en sus objetivos el crecimiento, será un telón de fondo que tomará en cuenta cuando dé a conocer su decisión el próximo jueves.

El propio Banco de México dará a conocer el viernes su encuesta de especialistas, y apueste usted a que veremos un visible ajuste a la baja en las expectativas de crecimiento del PIB para este año.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Ya sólo falta que gane Trump
Brexit, viene la turbulencia
El Brexit daría votos a Morena