Opinión

El desplome de marzo

Algo pasó con la economía en marzo. Los primeros indicadores muestran que el mercado interno se vino para abajo.

Allí le van los indicios. Walmart, la cadena minorista más importante del país, y que usualmente anticipa lo que sucede con la economía doméstica reportó una caída nominal de 2.6 por ciento en sus ventas entre tiendas comparables.

Todavía no tenemos la cifra oficial de inflación de marzo, pero puede anticiparse que en términos anuales andará en alrededor de 3.7 por ciento.

Esto quiere decir que la caída real fue de 6.0 por ciento.

Y la realidad puede ser aún peor, ya que en 2013 la Semana Santa cayó en marzo, de modo que la base de comparación es más baja que en un mes “normal”. Quitando esa estacionalidad, la caída efectiva bien podría llegar a cerca de 8 por ciento.

Otros de los datos que da el gigante minorista refieren que hubo una caída de 1.9 por ciento en el número de transacciones realizadas en sus tiendas. Es decir, la gente fue menos al “súper”. Y además, el ticket promedio cayó 1.1 por ciento en términos nominales, lo que equivale a un descenso de 5.4 por ciento en términos reales.

Hoy, es muy probable que los datos generales de la ANTAD confirmen esta tendencia del mercado doméstico.

¿Qué es lo que está pasado con nuestra economía? Se supone que íbamos a tener una desaceleración y no una caída acelerada, que nos recuerda los tiempos de la crisis.

Le he de confesar que no tengo una explicación clara.

La masa real de los salarios, que es uno de los indicadores de la evolución del mercado interno, crecía hasta febrero a una tasa de 2.6 por ciento real, en virtud de que había 2.7 por ciento más empleo y había una leve caída del salario real.

La confianza del consumidor detuvo en marzo su caída y tuvo un incremento –con cifras desestacionalizadas- de 4.72 por ciento respecto a febrero.

Esto pareciera indicar que la gente está con mayor disposición para comprar que en el pasado.

Los datos de febrero que sí fueron malos, ya se los había referido previamente y corresponden al crédito al consumo, pues el crédito en tarjetas se redujo en febrero en 2 mil 100 millones de pesos respecto a enero, aunque en su comparativo anual mantiene una tasa positiva de 3.5 por ciento en términos reales.

Otro de los datos que se dieron a conocer recientemente es el del gasto público, cuya cifra total creció 19 por ciento en términos reales en el primer bimestre, según los reportes de la Secretaría de Hacienda.

Sin embargo, la percepción de numerosos empresarios que venden bienes y servicios al gobierno es que algo está sucediendo porque ese gasto no se está convirtiendo en desembolso real que llegue a los proveedores públicos. Quizás por las autorizaciones que requiere, tal vez por lentitud en las licitaciones, pero aún no se siente como un motor de la economía, y eso se nota en datos como los de Walmart.

Las explicaciones seguirán pendientes, pero los indicios que tenemos muestran que marzo en particular y el primer trimestre en lo general, van a ser mucho más malos de lo que la mayoría esperaba.

Twitter: @E_Q_