Opinión

El derrumbe

 
1
 

   

Avison Young. (http://www.avisonyoung.com/offices/mexico-city)

México se establece plenamente bajo el gobierno de Benito Juárez, y goza de su primera época de desarrollo con Porfirio Díaz, sucesor de aquél. Los dos eran bastante autoritarios y, aunque no era fácil en un país de dos millones de kilómetros cuadrados, lograron mantenerse en el poder el resto de su vida. El primero, literalmente. El segundo vivió mucho, y después de las guerras civiles que su longevidad provocó, regresamos a un régimen autoritario, que no fue de un solo hombre gracias al diseño institucional creado por Lázaro Cárdenas, que concentraba el poder, pero sólo durante seis años. De cualquier forma, desde el fusilamiento de Maximiliano y hasta 1997, este país fue central y monárquico, aunque nos hayamos llamado república federal todo este tiempo. Al perder el PRI la mayoría en la Cámara de Diputados, todo el tramado institucional se colapsó. Ya antes se había iniciado la autonomía de la Suprema Corte y el Banco de México, pero la independencia del Legislativo provocó el fin de esa presidencia autoritaria y centralista. Al desaparecer la piedra angular del viejo régimen, la estructura se derrumbó, pero no desaparecieron las piezas. Las corporaciones se independizaron: los sindicatos dejaron de ser leales al presidente, para serlo sólo consigo mismos; los empresarios creados por el mismo Estado lo abandonaron, sin dejar por ello de extraer rentas de los consumidores; los grupos criminales, anteriormente limitados por la estructura de poder, empezaron a probar límites, y a cruzarlos.

Pero posiblemente el fenómeno más importante de dispersión tiene una dimensión territorial. Los gobernadores se convirtieron en la cúspide del poder en su estado, sin contrapeso alguno, y reprodujeron el comportamiento autoritario de los presidentes del siglo XX: monarcas durante seis años, dueños de vidas y haciendas, que muy pronto decidieron aprovechar ese breve periodo para garantizar una vida de lujos para varias generaciones.

Todo esto ya lo sabe usted, pero el resultado conjunto no sé si es igual de evidente: el Estado mexicano se derrumba. Nunca, desde los tiempos previos a Juárez, habíamos tenido un Estado tan débil. Algunos, los mayores de cuarenta años, no lo ven porque siguen imaginando al Estado de su juventud: autoritario y sólido. Otros, los más jóvenes, no tienen punto de comparación, y creen que lo que ven es resultado de simple incompetencia. Por eso todos los gobernantes les parecen tontos y corruptos.

Creo que lo que tenemos enfrente no es ya exactamente un asunto de corrupción, sino más bien se trata del derrumbe del Estado, que ha llegado a un nivel tal de debilidad que todo ha sido capturado. Sea por los mismos políticos y funcionarios, sea por las comunidades (como las que son parte del crimen organizado: narcotráfico, robo de combustible, extorsión o secuestro), sea por una población que paulatinamente se aísla, concentrada en lo suyo. Lo público sólo es visto como botín de lo privado. Este camino termina en el desastre. No es posible mantener funcionando una sociedad en la que todos y cada uno de sus integrantes intenta abusar de los demás. En el viejo régimen, ese abuso estaba concentrado en una estructura piramidal en cuya cúspide el presidente actuaba como déspota benevolente y patriarcal. Ahora no hay estructura única, y en las que hay, tenemos de todo tipo de déspotas, que además requieren mucha más fuerza para sostenerse. Ya no pueden, y se vienen abajo: cárteles, sindicatos, grupos campesinos, oligarcas, medios, universidades. La misma estructura de gobierno se derrumba: Tamaulipas, Oaxaca, Guerrero, Michoacán, Puebla, Veracruz, tienen regiones enteras bajo control de alguien más. El fenómeno se replica en las ciudades. Esto no es un tema electoral. Es político, en el sentido más amplio del término. Atiendan.

Profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Importa lo nuestro
Saqueándonos
Abundancia