Opinión

El debate al interior
del Banxico

 
1
 

 

[Bloomberg] El aumento fue resultado de la venta de dólares de Pemex a Banxico. 

El Banco de México dio a conocer la semana pasada la minuta de su más reciente reunión de política monetaria celebrada el jueves 30 de julio.

En esas reuniones, la Junta de Gobierno decide cuál será el curso de la política monetaria para las siguientes semanas.

Usualmente están presentes los integrantes de la Junta y funcionarios de Hacienda. En la reunión -cuya reseña se dio a conocer la semana pasada- estuvieron cuatro miembros de la Junta, por ausencia de Manuel Ramos Francia, y estuvieron invitados el secretario de Hacienda Luis Videgaray y el subsecretario Fernando Aportela.

Tras una presentación y discusión de la situación de la economía internacional así como en México, se votó la decisión de subir o no las tasas.

Por primera vez en mucho tiempo la decisión fue dividida: uno de los cuatro integrantes de la Junta propuso elevar ya las tasas en un cuarto de punto mientras que tres votaron a favor de mantenerlas sin cambio.

El subgobernador que pedía incrementar las tasas desde este mes argumentó que ante la inminencia del aumento en Estados Unidos era mejor para nuestro país realizar un ajuste preventivo que abonara a favor de la certidumbre y que permitiera que posteriormente el incremento fuera menor.

Su argumento también apuntaba a la necesidad de reducir la laxitud de la política monetaria. El subgobernador no refirió el dato pero seguramente tenía en mente el hecho de que en julio de este año la base monetaria tuvo un crecimiento nominal de 21 por ciento frente al 15.8 de diciembre pasado o el 8.5 por ciento del mismo mes de 2013.

Quienes votaron por mantener las tasas sin cambio argumentaron que la recuperación de la economía está resultando más lenta de lo previsto; que la inflación se encuentra por abajo de 3.0 por ciento y que no hay certeza plena de que la Fed vaya a aumentar sus tasas en septiembre.

En lo que hubo consenso es que en el caso de que hubiera condiciones de volatilidad que amenazaran la estabilidad de la economía, el Banxico actuaría sin esperar la determinación de la Fed.

Uno de los indicadores que hay que seguir con mayor atención es el saldo de valores públicos en manos de extranjeros (no residentes es la denominación precisa).

Hasta ahora el encarecimiento del dólar no ha estado asociado a una caída drástica en las tenencias de valores públicos de los extranjeros.

Al comenzar julio el saldo de esa tenencia era de dos billones 125 mil pesos y al 5 de agosto pasado el monto era de dos billones 154 mil millones. Es decir, con todo y todo, se agregaron 29 mil millones más.

Si, pese a las fluctuaciones del mercado cambiario, este nivel no tiene una caída drástica, es probable que el Banxico espere la reunión de la Fed del 17 de septiembre y el lunes 21 de septiembre anuncie su determinación.

Pero, si por la razón que fuera, los inversionistas de modo acelerado decidieran vender sus activos en pesos, entonces no descarte que de modo extraordinario el Banxico pudiera adelantarse a la Fed para contener la inestabilidad.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿Cuánto debe preocupar China?
¿Por qué Banxico bajó su previsión del PIB?
Estabilidad contra popularidad