Opinión

El crédito crece cinco veces más que el PIB

 
1
 

 

[Al adquirir una hipoteca, lo más recomendable es que la deuda se maneje en pesos, señala la Condusef. / Archivo] 

Una de las reformas de las que menos se habla, y quizás la que ha generado más resultados positivos de corto plazo, es la reforma financiera.

Hoy que arranque la Convención de la Asociación de Bancos de México, se podrán presumir cifras espectaculares del crecimiento del crédito.

El financiamiento total del sistema bancario al sector privado no financiero creció, al cierre del año pasado, a una tasa real de 13.1 por ciento. Y, específicamente el financiamiento interno, lo hizo a un ritmo de 12.4 por ciento real.

Esto quiere decir que el crédito está creciendo a un ritmo ¡casi cinco veces más rápido que el PIB!

Y quizá lo más notorio es que cuando se examinan con más detalle las cifras se puede ver que se ha logrado una expansión generalizada del crédito.

Lo mismo creció el crédito al consumo que a la vivienda o a las empresas. Lo hizo también el de la banca comercial, el de la banca de desarrollo y de los intermediarios no bancarios.

Medidas como el mejoramiento de la regulación de juicios y concursos mercantiles o el sistema de corresponsalías para el sector de ahorro y crédito popular, por citar sólo algunos ejemplos, ya están produciendo resultados.

Se logró que el saldo del financiamiento total al sector privado no financiero al cierre del año pasado representara 39.1 por ciento del PIB cuando en 2012 ese porcentaje era apenas de 31.8 por ciento; un alza de 7.4 porcentuales en tres años no está nada mal.

Claro que aún estamos lejos del 70 por ciento que existe en Brasil o incluso del 52 por ciento de Colombia, pero el despegue de los últimos años no lo habíamos visto en mucho tiempo.

Otro de los cambios relevantes de la reforma financiera fue el dar margen de maniobra a la banca de desarrollo.

A enero de este año los bancos de desarrollo tenían un ritmo de crecimiento de su cartera crediticia al sector privado de 19.1 por ciento.

Y específicamente el del crédito a la actividad empresarial registraba un alza de 27 por ciento real.

Por años, en las convenciones bancarias había un jaleo entre las autoridades y los bancos a propósito de la razón por la que no crecía el crédito.

Los banqueros argumentaban que era un problema de demanda mientras que la autoridad le planteaba a los banqueros que era importante que ampliaran su oferta.

En la coyuntura de la Convención de 2016 que hoy inicia, ese debate virtualmente desapareció y la discusión se centra en cómo lograr que la tendencia que tenemos sea sostenible en el tiempo, en el marco de una situación financiera internacional caracterizada por la incertidumbre.

Como le he comentado, el motor interno del crecimiento ha impedido que la economía del país se haya frenado más. Y uno de los combustibles de ese motor sin duda ha sido el crédito.

LA VISIÓN DE LARRY FINK
El CEO de BlackRock, Larry Fink, de acuerdo con Bloomberg, es uno de los hombres más influyentes del mundo financiero y empresarial. En la entrevista que publicamos ayer nos refirió que en México están surgiendo múltiples oportunidades de inversión.

Ojalá que el capital mexicano le apueste a estas oportunidades de manera tan decidida como lo están haciendo algunos extranjeros, que están viendo el bosque y no los árboles.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Reserva estratégica, anticipándose a Trump
¿Ganaron la partida Banxico y SHCP?
Las paradojas de la percepción