Opinión

El crecimiento
que nos falta

 
1
 

 

Crecimiento económico

Estamos viviendo tiempos muy complicados en lo económico. Ayer, la encuesta quincenal que realiza Banamex lo documentó.

Este sondeo entre más de 25 departamentos económicos de bancos e instituciones financieras estima un crecimiento del PIB de 2.22 por ciento para este año.

Entre los más pesimistas está Grupo Monex, cuyo pronóstico se ubica en 1.9 por ciento y en el otro extremo, los optimistas, Banorte, Bancomer y Santander, anticipan un crecimiento de 2.5 por ciento.

Como ve, la diferencia ya es relativamente pequeña.

Para el próximo año, el promedio estimado es de 2.76 por ciento, es decir, sólo medio punto porcentual por arriba de lo previsto para este año.

Si resultan ciertas las proyecciones de los expertos en economía, entonces, al término del cuarto año de gobierno, tendremos un crecimiento acumulado en esta administración de 8.7 por ciento, lo que significa una tasa promedio anual de 2.1 por ciento.

La historia no ha sido mucho mejor antes, cuando se toman en cuenta los primeros cuatro años de cada gobierno.

En ese periodo del sexenio de Felipe Calderón, nuestra economía apenas creció 1.1 por ciento en promedio.

Durante el sexenio de Fox, la tasa media de crecimiento para el periodo equiparable fue de 1.3 por ciento.

Hay que remontarse hasta el periodo de Zedillo para encontrar una tasa superior, de 2.8 por ciento.

La realidad es que hace mucho que no hemos crecido lo que necesitamos para mejorar nuestro nivel de vida de manera sostenida.

Pero lo peor del caso es que quienes hacen pronósticos de largo plazo, como el FMI, no están precisamente muy entusiastas respecto a lo que pueda crecer la economía mexicana después de 2016.

La tasa promedio de crecimiento de México para el periodo de 2017 a 2020, la estima el FMI en un ritmo medio de 3.2 por ciento.

Aunque es un poco más de un punto porcentual superior al que se prevé para el periodo 2013-2017, está lejos de nuestras expectativas y deseos.

Es decir, aún con las reformas estructurales realizadas, el FMI estima que no veremos en esta década tasas de crecimiento que se acerquen a 4.0 por ciento.

No debe servir de consuelo sino como un simple dato de contexto, pero la economía mundial no va a recuperar en esta década el ritmo de crecimiento que adquirió en los primeros años después de la crisis de 2008-09.

Los datos del FMI indican que en 2010 y 2011, el mundo creció a 5.4 y 4.2 por ciento respectivamente.

Desde 2012 y en toda la década (según el FMI) la economía mundial no volverá a crecer ni siquiera 4.0 por ciento.

Es claro que el entorno externo que nos ha tocado vivir en estos años es muy adverso, y ayuda poco a que la economía mexicana despegue.

Por esa razón, será importante que podamos alinear los incentivos adecuadamente para que el mercado interno mantenga su paso porque se ve difícil que el motor externo pueda carburar adecuadamente en los siguientes años.

Y, con las bases de comparación de los próximos meses, va a ser difícil mantener buenos números para nuestro mercado doméstico.

Tenemos allí todo un reto.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Una revolución en las pensiones
El dinero y la satisfacción con la vida
¿Por qué invierten más en México?