Opinión

El colmo de las casualidades

  
1
  

  

El Bronco. (ilustración)

Las marchas de los maestros en contra de la reforma educativa en Oaxaca, Guerrero, Michoacán, Chiapas y Ciudad de México no nos causan ninguna sorpresa, estamos hartos de ellas, pero desde hace años acostumbrados.

Sin embargo, cuando iniciaron las marchas en Nuevo León, sí causaron asombro. Finalmente, en esta entidad no podemos hablar ni de chiste del rezago que se vive en el sur del país.

Un gran conocedor del magisterio comentó que detrás de este movimiento estaban los intereses del gobernador Jaime Rodríguez El Bronco.

De entrada es difícil creer que un gobernador se vea tentado a intervenir en los problemas magisteriales, sobre todos después de la historia de la sección XXII de Oaxaca; pero en política, donde la forma es fondo, llama la atención la actitud del mandatario.

Después de que los maestros no tuvieron suficiente convocatoria el lunes pasado para realizar una marcha ya que sólo llegaron algunas decenas de docentes, decidieron poner unas porterías para jugar futbol en la Explanada de los Héroes.

Y de acuerdo con el periódico Reforma, cuando esto sucedía, el gobernador de Nuevo León decidió salir a caminar, pero, al observar el partido, inmediatamente surgió la reta.

En broma, el Bronco condicionó: “el que pierda no protesta” y ganó 2-0 a los maestros. Esto es acaso una casualidad o el conocedor del magisterio tiene mucha razón.

Es casi imposible definir la mano que mece la cuna, pero hay que recordar que de lo mismo se habló en
Oaxaca con el paso de los distintos gobernadores, desde Heladio Ramírez a Gabino Cué, a quienes se acusó de apoyar con recursos al movimiento magisterial y ahí tenemos 26 años de constantes protestas y marchas en esa entidad y en la Ciudad de México.

Yunes cumplirá su promesa

Quien está decidido a cumplir su promesa de campaña de meter al mandatario Javier Duarte a la cárcel y avanza desde ahora a pasos agigantados, es el gobernador electo de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, quien desde el martes volvió a los medios con información sobre la corrupción en el gobierno del estado.

Y ayer por la tarde presentó dos denuncias penales ante la fiscalía estatal, una contra el secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, y la otra contra el secretario de Finanzas y Planeación, Antonio Gómez Pelegrín, por la comisión de los delitos de abuso de autoridad, incumplimiento de un deber legal y tráfico de influencia, así como el delito previsto en el artículo 62 de la ley de disciplina financiera, entre otros.

El gobernador electo señaló que ambos funcionarios han incluido en una relación de acreedores del gobierno del estado a empresas y personas físicas que no lo son.

Y aseguró que pretenden desviar más de 13 mil millones de pesos de recursos públicos en beneficio de Javier Duarte y del grupo de cómplices que se encuentran al frente del gobierno estatal.

El lunes, acusó al Secretario de Seguridad Pública estatal, Arturo Bermúdez, de ser propietario de una decena de inmuebles y 21 empresas creadas, con familiares como prestanombres.

Y afirmó que el nombre de una de estas personas está en la lista de acreedores a los que el gobierno pretendía pagar con el impuesto sobre la nómina.

Es por ello que ayer se comprometió con todos los empresarios a que no paguen este impuesto, a exentarlos del pago de recargos, multas y actualizaciones.



Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
Con Duarte se prueba el SNA
SNTE, dispuesto a cosechar
44% de las escuelas son multigrado