Opinión

El Chapo no es el mayor problema de México

 
1
 

 

Así lucía Joaquín 'El Chapo' Guzmán cuando ingresó al Penal del Altiplano en febrero de 2004. (Especial)

Me parece absolutamente insensato que haya quienes piensen que todo va mal en México sólo por la fuga de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo. Si bien es cierto que este es un golpe importante a las instancias de seguridad de nuestro país, también lo es que en México los delitos de alto impacto han venido disminuyendo y que con ello la gobernabilidad se ha venido fortaleciendo. Resulta por lo menos preocupante que el capo más buscado, una vez más, haya sido capaz de evadirse y ahora de un penal de máxima seguridad; no cabe duda que la capacidad económica de este individuo le ha proporcionado, a su vez, una capacidad logística impresionante. El Chapo es sin duda un personaje muy inteligente, pero no lo es más que nuestros sistemas de inteligencia, y confío en que estos puedan ubicarlo rápidamente y volverlo a capturar. Como sucede siempre, ahora se pide que rueden cabezas, los opinadores profesionales desestiman los avances en seguridad pública y sólo intentan buscar culpables, sin que en ello medie ningún pudor. Evidentemente, y a río revuelto, surgen voces de partidos políticos exigiendo comparecencias y no para obtener información de lo sucedido, sino más bien para hacer escarnio de los hechos. Todavía no puedo entender como los ciudadanos mexicanos somos capaces de ser tan solidarios en las tragedias que han sacudido a nuestro país y la clase política no sepa serlo en momentos de crisis y que en lugar de ello encuentren el espacio para llevar agua para su molino. Me parece que en México todos debiéramos estar indignados por el hecho y si hay culpables que sean las autoridades quienes así lo determinen y no las voces al servicio de intereses particulares o de grupo. Lo peor que nos ha sucedido en nuestro país es politizar la seguridad pública y ante esto debemos los ciudadanos manifestar nuestro rechazo absoluto.

Me queda claro que tenemos una crisis de seguridad nacional y no por el hecho de la fuga de este delincuente, sino más bien porque se fugó de un penal de máxima seguridad; yo creo que en lugar de buscar culpables donde no los hay y exigir renuncias sin ton ni son, deberán revisarse los protocolos de seguridad y de una vez por todas dotar de mayor presupuesto a varios rubros, el primero de ellos a las fuerzas de seguridad y de manera simultánea a la educación y a la generación de empleos. Nuestro país es grande en territorio y en su cultura, en sus tradiciones e historia; los mexicanos somos gente trabajadora y honesta, somos más que los delincuentes. México es más grande que sus problemas de coyuntura. Así es que no podemos centrar toda nuestra energía en la crítica sumaria ni en la auto conmiseración, tenemos que seguir adelante con pasión y trabajo, para que nuestro país sea cada vez mejor. Resulta absurdo que existan quienes digan que el Presidente de la República Enrique Peña Nieto, debería haber vuelto a México y me parece que sería darle al propio Chapo Guzmán más importancia que al viaje del Presidente que seguramente traerá beneficios económicos para nuestro país.

Por último quiero reconocer que este gobierno se ha caracterizado por atacar a la delincuencia con más inteligencia y menos balas; gracias a ello y a pesar de la fuga del Chapo, hoy tenemos un país más seguro.

Twitter:@fschutte

También te puede interesar:

¿Debilidad institucional o tolerancia?

¿Votar, no votar o anular?

De victimarios a víctimas