Opinión

'El Chapo', gatopardismo

1
 

  

Presentación de "El Chapo". (Eladio Ortiz)

Inmejorable foro y oportunidad encontró el anuncio de la recaptura “del más buscado”.

La eficacia de las Fuerzas Armadas en la operación realizada corrige el bochorno de la previa evasión de 'Houdini' Guzmán. Ahora surge la pregunta de ¿qué impacto tiene su reaprehensión en el contexto general de la deteriorada seguridad interna? Pues con él, cautivo o en fuga, el crimen ha seguido funcionando, con su intensa carga de violencia e impunidad, afectando no sólo el ambiente social, sino el político, debido, en gran medida, a la imparable y cultural corrupción.

La rebatiña por el control de los cuerpos de seguridad, como la sucedida recientemente en Morelos, involucrando también al gobierno federal, trasciende egos, estrategias u objetivos para hacer eficaces los esquemas de protección ciudadana. En la disputa se esgrimen argumentos sobre las bondades del mando único y, en oposición, las vulneraciones a la autonomía municipal. Nada se dice del interés por el control de los recursos económicos y de la centralización consecuente de las relaciones, propias e impropias, que el mando policial otorga a quien lo ostenta.

La eficacia de un esquema de seguridad, centralizado o autonómico, reside fundamentalmente en su carácter sistémico y en su sanidad institucional.

Demanda, naturalmente, recursos económicos, materiales y tecnológicos, pero esencialmente humanos, ética y profesionalmente calificados. Su operación exige inteligencia, eficiente planeación, dirección y coordinación expedita, pero sobre todo, mecanismos de regulación y supervisión que frenen la corrupción o la sancionen con severidad.

Las capturas del narcotraficante se han realizado bajo esquemas de coordinación y autonomía. Sus fugas se dieron en un esquema de complicidad y corrupción.

Así, aunque cambie todo, su captura nada cambia.

El autor es catedrático de la Universidad Anáhuac México Norte.

También te puede interesar:
Santos inocentes
¡Bomba!
Terrorismo virtual