Opinión

El caso López Dóriga

1
   

    

ávatar de Joaquín López Dóriga. (Tomada de Twitter)

Todos los días, en el arranque de su columna en Milenio, Joaquín López Dóriga publica un aforismo bajo el seudónimo de Florestán. El viernes, frente a las versiones de que sus días como conductor del noticiario estelar de Televisa estaban contados, por la denuncia de extorsión contra su esposa y la acusación de que quiso chantajear a María Asunción Aramburuzavala, una de las empresarias más importantes de México, escribió burlón y desafiante: “Los hay que, en su miseria humana, andan por la vida repartiendo falsos certificados de defunción”. Para el buen entendedor, López Dóriga aseguró que su patrón lo respaldaba.

El primer reviere al reto público de López Dóriga vino en Proceso, en la pluma de Jenaro Villamil, en un reportaje de portada que tituló: “Los Negocios de López Dóriga”. Villamil describió cómo a través de varias empresas el conductor y su esposa recibieron contratos de gobiernos federal y estatales entre 2001 y 2015 por casi 240 millones de pesos, y habló de entrevistas que fueron pagadas por políticos y comentarios que, en ambos casos, son el equivalente en papel de gacetillas –o propaganda– disfrazada de información. López Dóriga dijo que un cheque que mostró Villamil era falso, pero no desmintió el resto del contenido. Quiso descalificar a través de un documento la acusación directa. Tampoco, por cierto, ha desmentido que haya amenazado y buscado chantajear a la señora Aramburuzavala.

Este tema no es sobre dimes y diretes, ni se refiere a un diferendo entre periodistas. Tampoco se trata realmente de un periodista. El asunto no es de egocentrismos. Tiene que ver con la estrecha relación de los medios y el poder en México y de la institución políticamente más retrasada en México y que menos rinde cuentas a la sociedad. La radiografía sobre el cuestionamiento de la ética profesional de López Dóriga no es una crítica a él solo, sino a quienes le pagan y quienes lo contratan. Obliga, por tanto, a preguntar:

1) Por qué sigue al aire el conductor del principal noticiario de Televisa –la más grande empresa de comunicación en el segundo nivel de los gigantes mundiales–, pese a las acusaciones de la señora Aramburuzavala de un intento de extorsión por parte de su esposa
–cuyo caso se está ventilando en tribunales– y de amenazas de López Dóriga en su contra para que se desista de su demanda, donde le dijo que la acabaría mediáticamente. López Dóriga no tiene mejor espacio para destruirla que la pantalla del Canal 2 a las 10:30 de la noche, y en segundo lugar, el micrófono de Radio Fórmula de una y media a tres y media de la tarde de lunes a viernes. Si se piensa en sus palabras, López Dóriga afirmó que Televisa y Radio Fórmula son instrumentales para su venganza, aunque ninguno de los dos le han permitido ventilar los problemas judiciales de su esposa en sus espacios.

2) Por qué si el conductor está en medio de un escándalo que envuelve corrupción, extorsiones y amenazas, que incluye delitos perseguidos de oficio y que pueden significar cárcel para la esposa de López Dóriga, la política de comunicación social de Los Pinos sigue manteniéndolo como eje de su estrategia, y el presidente Enrique Peña Nieto lo ve regularmente. La oficina de prensa de Los Pinos sigue filtrando a través de él información y adelantos antes que sus propios canales de comunicación; además es el número uno en las entrevistas programadas por la Presidencia.

La forma como sus patrones y en Los Pinos han tratado de distanciarse y deslindarse del caso llama poderosamente la atención. Los medios de comunicación se sustentan en la calidad ética de sus criterios editoriales, el profesionalismo, la responsabilidad y la honestidad del medio y de sus periodistas. Radio Fórmula, incluso, presume el “talento, credibilidad y prestigio” de sus colaboradores. Las denuncias contra López Dóriga –en el contexto de las imputaciones de la señora Aramburuzavala se han recordado anteriores casos de amenazas y extorsión de políticos y empresarios– lastiman precisamente su prestigio y credibilidad, y desmontan todo criterio ético que pueda argumentar. El daño a su persona tendría que significar un daño a las empresas para las cuales trabaja, que como evidentemente no han visto su afectación ni en el campo de sus audiencias, ni en sus ingresos, han preferido cerrar los ojos. La moral, pareciera ser su axioma, sí es el árbol que da moras.

El caso de López Dóriga es un gran ejemplo de que en México no pasa nada. Realmente no pasa nada. Sus patrones miran para otro lado bajo el argumento de que es un asunto entre particulares. El gobierno igual. Es irrelevante la calidad moral del mensajero en una sociedad que no castiga con el rechazo. Los actores políticos ni ven ni oyen. Siguen buscando que los entreviste y los colaboradores del conductor no dejan de estar a su lado. El hecho es de alta relevancia para la salud pública, porque la relación del poder y los medios es toral en una democracia. Es decir, por lo que atraviesa López Dóriga no es el centro del todo. Lo fundamental es la forma como procesen este conflicto sus patrones y el gobierno, y que manden la señal de que en México las cosas no pasan hasta que pasan.

Twitter: @rivapa

También te puede interesar:
El miedo a López Obrador
Cuando el presidente palideció
Ayotzinapa, confianza irrecuperable