Opinión

El calderonato va
por sus fueros

 
1
 

 

Margarita Zavala va por la Presidencia en 2018. (Tomada de YouTube)

El anuncio realizado en días pasados por Margarita Zavala –exprimera dama de México– en el sentido de que buscará la candidatura de su partido y posteriormente la presidencia de la República en 2018, es una de esas noticias que –a pesar de que todo mundo la esperaba– que tiene reacciones diversas dentro y fuera de su partido, siendo un verdadero detonador para la sucesión presidencial.

El resultado de las elecciones del 7 de junio incorporó de pleno derecho a Andrés Manuel López Obrador como un aspirante muy serio a la primera magistratura que mueve el escenario político de manera favorable para el panismo nostálgico, dada la división de la izquierda y la mala percepción del gobierno del presidente Peña Nieto, sobre todo por los escándalos de corrupción en que se ha visto envuelto él mismo y parte de su equipo cercano de trabajo.

Sin embargo, parece ser que estos resultados en realidad abonan a favor del equipo de Calderón sólo en lo que respecta a la contienda interna del PAN, ya que el voto duro de la izquierda en su conjunto y del priismo es superior al del blanquiazul en las elecciones constitucionales.

En una visión un tanto aldeana, el panismo ha lanzado su resto para contender… entre sí. Por un lado el equipo de Madero ha destapado a Ricardo Anaya como aspirante a la presidencia del PAN, con la clara intención de defender los intereses maderistas al interior, bloquear –otra vez– la llegada de Margarita Zavala y potenciar la candidatura de Madero o, en su defecto, de Rafael Moreno Valle para 2018.

La realidad es que estas disputas internas no favorecen en nada a Acción Nacional de cara a sus aspiraciones de recuperar la presidencia en 2018, porque está visto que la división entre calderonistas y maderistas ha llevado irremediablemente al PAN a la derrota electoral.

La anunciada candidatura de Margarita Zavala deberá de pasar previamente por el tamiz de la elección del presidente del CEN del PAN, para buscar que exista un suelo parejo para todos los aspirantes.

Por ello el movimiento de Calderón deberá previamente buscar asegurar un presidente del Comité Ejecutivo Nacional que sea favorable a sus intereses o –en el peor de los casos– autónomo e imparcial.

No sería extraño que en los próximos día existan anuncios de connotados calderonistas en el sentido de que buscarán la presidencia del partido, lo que daría a Zavala un escenario de competencia pero sin golpeteo, algo que Madero está buscando para sí mismo como líder de la fracción del PAN en la Cámara de Diputados –nombrado por su pupilo Anaya– con lo que buscará operar en dos pistas bajo control.

El movimiento de Zavala es inteligente pero muy arriesgado en tanto Madero y compañía sigan mandando en el PAN. Es así que en los próximos días habremos de asistir al anuncio de algún nuevo aspirante a la presidencia del PAN, muy cercano a los Calderón-Zavala.

El problema es que de ese grupo los más notables han sido derrotados en diversas instancias por los maderistas. Habrá que esperar, no mucho tiempo, para conocer los caminos del panismo hacia 2018, en los que se ve remoto –en este momento– que puedan ser competitivos si no logran una unidad. La contienda ya empezó y –por extraño que parezca– en este momento el puntero es Enrique Peña Nieto.

También te puede interesar:
¿Por quién voto si nadie me gusta?
De asesinos de mascotas a asesinos de niños
La indecente complicidad con el crimen