Opinión

El Brexit divide al mundo y a México y multiplica riesgos

 
1
 

 

Brexit. (Reuters)

El voto a favor del BREXIT- la salida del Reino Unido de la Unión Europea – tendrá múltiples efectos divisorios en todo el mundo. Estos irónicamente pueden multiplicar riesgos políticos, económicos y sociales global y localmente.

El viernes pasado el mundo se despertó con una amenaza convertida sorpresivamente en realidad: el “Reino Unido” había votado -52% a 48%- abandonar la Unión Europea a la que se había incorporado en 1973; decisión que inmediatamente mostró una serie de divisiones internas.

1ª Una dispar visión regional del futuro de GB en Europa. Mientras que Londres, Escocia e Irlanda del Norte votaron por permanecer en la UE; el resto de Inglaterra y Gales dijeron preferir mayoritariamente salir. La PM de Escocia, Nicola Sturgeon de inmediato anunció en la BBC que la decisión era “democráticamente inaceptable” y prometió un segundo próximo referéndum respecto a su permanencia dentro de la GB.

Por su parte, Sinn Fein en Irlanda del Norte, llamó a un referéndum sobre la reunificación irlandesa y así garantizar la permanencia de Ulster en la UE. Increíble pero cierto, BREXIT podría conducir a un segundo factor de fragmentación del RU. Gibraltar y hasta la Malvinas pueden quedar al mejor postor.

2ª Quedó clara una división intergeneracional. Casi tres cuartas partes de los jóvenes de 18 a 24 años votaron por quedarse en la UE; la proporción descendió en los estratos de edades mayores. Los jóvenes argumentan hoy que los viejos les robaron el futuro.

3ª Hubo también una importante diferenciación en el voto étnico: los votos a favor predominaron entre la población blanca, en un país cada vez más diverso.

4ª Una evidente fragmentación partidaria, predominando a favor el voto Conservador, con su inmediata implicación para la renuncia anunciada de Cameron, pero al mismo tiempo con efectos críticos en el Partido Laborista, en el que las críticas han llovido para Corbyn, su polémico líder, por no haberse pronunciado más tajantemente sobre los riesgos de salir de la UE. La United Kingdom Independence Party (UKIP) que ganó el voto, no sabe por dónde comenzar, después del referéndum y con dos años por delante para completar un proceso en el marco de un cambio inevitable en el parlamento británico. El miedo al futuro inmediato ha llevado a algunos Brexistas a pedir a Cameron que se espere un poco y hasta a que se quede otros dos años.

5ª Europa está igualmente dividida. Ante la victoria del UKIP, Marine le Pen del Frente Nacional de Derecha en Francia, busca ahora su FREXIT y Geert Wilders, líder del Partido de la Libertad -anti-inmigrantes- habla de un NEXIT; otros partidos de extrema derecha europea adoptan la misma línea en un momento de crisis económica y desunión política sobre temas sociales y sobre los inmigrantes que llegan de Siria y África. Para contrarrestar estos posibles efectos Jean-Claude Juncker, el Comisionado de la UE, ha pedido a GB que se apure para salirse quizás, como sugiere John Mcormick en un artículo del sábado pasado en Foreign Affairs, para actuar ejemplarmente y evitar el contagio. La verdad es que cunde el pánico en territorio desconocido y no se sabe cómo reaccionar; los resultados del referéndum no son obligatorios; se requiere que el Parlamento británico adopte la legislación correspondiente; pero si son contundentes.

6ª Los EUA también han sido sorprendidos. A pesar de la acción de Obama a favor de la permanencia del RU en la UE, triunfó el BREXIT y ahora Trump alaba los valores de los separatistas anti-inmigrantes. Mala señal populista para Hillary Clinton, con su campaña “stronger together” (juntos más fuertes).

7ª Con la salida del RU de la UE se debilita la posición geopolítica y económica de la UE, frente a EUA y otros bloques económicos, en la hora ascendente de China y Asia en el contexto global. El RU tendrá que negociar un nuevo acuerdo comercial con la UE y otras regiones del mundo.

Después de los EUA, sus principales socios comerciales son Alemania, Francia, Holanda e Irlanda y otros países europeos, con los cuales ya tenía un déficit. ¿Cómo se verán afectadas y renegociadas sus exportaciones e importaciones? El Tratado de América del Norte -equiparable al polémico TPP- se pone también en entredicho. GB ha sido uno de los principales adeptos.

¿Y qué decir del papel de Londres como centro financiero? Paris, Frankfurt y Luxemburgo se “lamen los bigotes” ante la posible salida de empresas y capitales europeos. La libra se ha devaluado y el dólar y el oro se han fortalecido frente a la incertidumbre.

Apenas hace 4 años la UE recibió el Premio Nobel “por sus contribuciones a la paz, la reconciliación, la democracia y los derechos humanos”. Ahora se ha iniciado una peligrosa revuelta contra el desempleo, los bajos salarios, las burocracias de Bruselas y Westminster y ese chivo expiatorio de siempre: los inmigrantes. ¿Cundirá el ejemplo británico? ¿Servirá de escarmiento a otros?

¿Será el gatillo de una restructuración radical de la UE? Nadie sabe.

8ª Lo que sí está claro es que a México le afectará muy poco de manera directa. México no está entre los 20 primeros socios comerciales del RU; es más significativa su IED, y no tendría por qué modificarse.

Sin embargo, el viernes pasado el Secretario Videgaray tomó como pretexto el BREXIT para realizar un nuevo ajuste presupuestal ya programado de 31 715 millones de fondos federales, en que las mayores reducciones serán para los sectores de salud y educación- 6 500 cada uno- lo que ya está incendiando justificadamente a la oposición y a la sociedad responsable. La política contraccionista no es la mejor solución en el momento actual; pero parece que es la única que se practica en momentos de crisis. En todo caso, hay muchos renglones del gasto corriente y “político “que justificarían recortes antes que la salud y la educación, donde la efervescencia social está a la orden del día.

También te puede interesar:

Tras las elecciones, urge un nuevo diálogo para el cambio

Importante fortalecer la relación de México con la India

Mexicanos al grito de Trump, ¡el acero aprestad y el bridón!