Opinión

El Brexit daría votos
a Morena

 
1
 

 

El ‘Brexit’ daría votos a Morena.

Imagine usted que en México tuviéramos la disyuntiva para decidir salir o mantenernos en el TLC de Norteamérica.

La imbricación de la economía mexicana a la de Estados Unidos es enorme y densa. Romper esa relación conllevaría un cambio radical de la dinámica del país, con diversas y profundas implicaciones..

Algo así es lo que están definiendo en estos momentos los británicos.

El significado de la decisión que se va a tomar en las próximas horas trasciende a Gran Bretaña.

¿Funcionan los acuerdos comerciales y de inversión que liberalizan el comercio y la inversión o generan más costos que beneficios?

Algunos pensamos que estos acuerdos comerciales, como la Unión Europea o el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, son positivos.

Pero nos podemos ahorrar nuestras opiniones.

Lo relevante es lo que definan los electores. Y las opiniones populares en muchas ocasiones no son racionales.

Los electores a veces amplifican la valoración de los costos y minimizan la percepción de los beneficios.

Las ventajas de tener un acuerdo comercial se convierten en parte del paisaje y no se asume el costo que implicaría no tenerlo.

Pero, en contraste, nos saltan los perjuicios de abrir los mercados.

Contabilizamos la entrada de migrantes, de productos, de empresas que nos compiten. Y deseamos que el mundo retrase el reloj y regresemos a economías cerradas en las que la competencia no era generalizada.

La historia es incierta. El determinismo es una fantasía o un buen deseo.

El curso de las cosas depende de las decisiones que tomemos hoy. No hay ninguna ley natural que determine que prevalecerá la globalización y la liberalización.

La historia muestra que hay etapas en las que el mundo entero sufre retrocesos, cambios radicales de dirección.

Si el Brexit ganara, lo peor no serían los efectos inmediatos. El riesgo más grave es que otros países estuvieran tentados a seguir el ejemplo.

Si la nación que fue la cuna de la revolución industrial y prototipo de la democracia pone la reversa y decide romper con su bloque comercial, la tentación para que otros países le sigan los pasos es muy grande.

No se trata solamente de posibles referéndums a propósito de tratados comerciales.

El fondo es la posibilidad de que adquieran mayor peso específico las fuerzas políticas que rechazan la integración a las comunidades comerciales y financieras, con los ajustes de reglas internas que ello implican.

Para ponerlo muy claro, creo que un posible triunfo del Brexit sería también un triunfo para Morena, que –como le comentamos recientemente– es la única fuerza política relevante que quiere echar para atrás las reglas orientadas a la apertura, globalización y modernización.

Pero no se trata sólo de México. Las fuerzas políticas que combaten la apertura comercial, la integración y la globalización, podrían recibir el mayor aliento imaginable con el Brexit.

En unas horas tendremos ya una definición.

Lo cierto es que el Brexit es mucho más que un asunto británico y tendrá implicaciones de un alcance que incluso afectará el camino para 2018.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Mal humor por todas partes
¿Qué le pega al peso?
El Brexit mexicano