Opinión

El Banco Central Europeo arranca hoy una nueva etapa

1
 

 

BCE

Por fin arranca hoy el programa ampliado de compra de activos del Banco Central Europeo. Una medida anunciada desde principios de junio pasado y que implica una fase de creación de euros sin precedente por un monto de 1.1 billones, lo que equivale a 1.3 billones de dólares aproximadamente.

La economía del euro está enfrascada en una etapa de estancamiento con riesgos evidentes de deflación, en la que se observa además un estado generalizado de sobreendeudamiento. Los programas de austeridad fiscal impuestos por Alemania y el FMI, la falta de una integración fiscal y financiera y una muy deficiente superestructura para la toma de decisiones, ha llevado a un círculo vicioso con estancamiento, elevado desempleo, crisis de credibilidad, alta volatilidad, e inestabilidad política en varios de los estados miembros.

Desde el pasado 5 de junio, el Banco Central Europeo anunció una serie de medidas, entre las que destacaron: una importante reducción en las tasas de interés de referencia, imponer tasas negativas para los depósitos de los bancos comerciales en el Banco Central, subastas de crédito y programas de compras de activos que permitirían incrementar sustancialmente el tamaño de su balance; es decir, incrementar sustancialmente la oferta de euros.

Tuvieron que pasar nueve meses para que estas medidas se concretaran. Algunas resultaron poco exitosas como las subastas de crédito, en donde hubo una demanda muy reducida a pesar de que se les ofreció a las instituciones de crédito financiamiento a una tasa de 0.15 por ciento anual.

Por una parte, lo que estamos atestiguando en nuestros días es la prueba de fuego para la viabilidad del sistema del Estado de Bienestar. Los estados europeos de ideología eminentemente socialdemócrata mantienen un gasto social muy elevado, financiado con elevados impuestos que los hacen poco competitivos para la inversión, y como no alcanza, complementan su fondeo con deuda.

Los estados europeos están metidos en un problema similar al que tuvimos los países latinoamericanos cuando teníamos un problema de sobreendeudamiento en dólares. Aún cuando los gobiernos de Estados Unidos o de Japón deben proporcionalmente más que lo que deben en su conjunto los países del euro, la gran diferencia es que los europeos deben en una moneda que no es la suya. Nadie es el dueño del euro.

Los efectos de estas medidas en los mercados globales ya se han dejado sentir desde el anuncio de junio: el dólar se ha disparado contra todas las monedas, los precios de las materias primas, de los hidrocarburos y de los metales se han desplomado. Las tasas de interés de largo plazo se han vuelto a reducir, y las bolsas han observado una fuerte tendencia alcista.

La gran diferencia con respecto a las medidas monetarias adoptadas en Estados Unidos es que en Europa la política fiscal restrictiva está contrapunteada contra esta política monetaria superexpansiva. En Estados Unidos las políticas fiscal y monetaria estuvieron alineadas para buscar primero el crecimiento para luego ir ajustando el desequilibrio fiscal gradualmente.

El Banco Central Europeo no está solo con sus políticas monetarias agresivas. El Banco de Japón está también desde hace dos años emulando las políticas monetarias cuantitativas, creando yenes en una proporción mayor en relación al tamaño de su economía a la que estuvo realizando la Reserva Federal.

La suma acumulada anual de creación de dinero por parte del euro y del yen asciende al equivalente a 1.4 billones de dólares. Suma mayor a la que estaba creándose entre Estados Unidos y Japón el año pasado.

La constante amenaza de la eminente normalización de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal implica que ante buenos datos de la economía de Estados Unidos tenemos repetitivamente una reacción en los mercados en que vemos al dólar acentuando su fortaleza, mientras que las tasas de interés de largo plazo en dólares aumentan temporalmente.

Twitter: @ErnestoOFarrill

También te puede interesar:
Crecimiento económico anémico, endémico
¿Qué nos dice el Índice Actinver de enero sobre la economía de México?
Indicadores recientes y precios del petróleo