Opinión

El asesor de López ensalza a Venezuela

   
1
 

    

John M. Ackerman. (Tomada de @JohnMAckerman)

Ojo. Para los que se creen el cuento de que López Obrador es muy distinto a Chávez y a Maduro, les sugiero que lean el artículo de su asesor John Ackerman en La Jornada del lunes.

Sobre aviso, no hay engaño.

No se vale apoyarlo ahora y llorar después.

El asesor de AMLO, que lo acompañó en Washington a denostar a las Fuerzas Armadas de México, ahora nos ofrece al gobierno de Venezuela como un modelo.

Dice Ackerman que “Venezuela es mucho más democrático y respetuoso de los derechos humanos que México”.

Para el asesor de López “en Venezuela los medios privados de comunicación electrónica se lanzan día y noche, y de la manera más frontal y directa, en contra de su gobierno, mientras en México estamos sujetos a un régimen de control mediático sin parangón”.

Apunta Ackerman que “en Venezuela existe una vigorosa separación de poderes”.

De nueva cuenta el asesor de AMLO miente. Igual que lo hizo al acusar al comandante del 27 Batallón de Infantería en Iguala, José Rodríguez Pérez, de festejar con Abarca y su esposa mientras se perpetraba la masacre de Iguala.

En Venezuela hay 104 presos políticos por ser incómodos al régimen.

Se encuentran en la cárcel los más prominentes opositores, como Leopoldo López, condenados por delitos inventados a fin de escarmentar a la oposición.

No existe en ese país una Comisión de Derechos Humanos autónoma, como la que tenemos aquí.

Los canales de televisión son expropiados y sus dueños se encuentran en el exilio.

Sólo hay un diario que ha podido resistir el acoso del régimen venezolano, El Nacional de Caracas, de diez páginas, y su director despacha desde el exilio porque el gobierno le tiene girada orden de aprehensión.

Los generales venezolanos están señalados por narcotráfico.

Tienen la criminalidad más alta del mundo, con 82 homicidios por cada 100 mil habitantes (en México es de 17 por cada 100 mil habitantes).

No hay un Banco Central autónomo en Venezuela.

La inflación del año pasado fue, de acuerdo con el FMI, de 720.038 por ciento. Para este año se espera de dos mil 200.02 por ciento y en 2018 habrá inflación por 3000.01 por ciento.

La industria nacional no existe, se la acabó el chavismo.

El 95 por ciento de sus exportaciones son de petróleo.

Se acabó el milagro chavista contra la pobreza: 70 por ciento del país se encuentra en ese rango (cito a Moisés Naím y Francisco Toro, El País), contra 45 por ciento en 1998, cuando Chávez tomó el poder.

La OEA ha solicitado establecer un corredor humanitario hacia Venezuela para llevar medicinas, pues no hay.

Tampoco hay comida por falta de harina y casi cero producción nacional.

El control del chavismo sobre el Poder Judicial es absoluto.

La Asamblea Legislativa está de adorno pues ha acordado un referéndum revocatorio ante el desastre económico, político y social, que el gobierno se negó a realizar.

La OEA pidió al régimen de Venezuela, por insistencia de México, liberar a los presos políticos.

Y el asesor de AMLO califica ese gesto de “alta traición a los principios de solidaridad latinoamericana”.

Que nadie se diga engañado.

Sería una tragedia tener que escribir en una hoja parroquial, dentro de poco tiempo, “se los dije”.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
La excomunión de José Narro
Urge un pacto por la seguridad
El Ejército, López y su asesor mentiroso