Opinión

El ‘apretón’ a la economía

 
1
 

 

Logotipo del Banxico. (Edgar López)

El ciclo de alza en las tasas de interés en el país está lejos de concluir. El Banco de México envió la señal al mercado de seguir con los ajustes de política monetaria “que se requieran en 2017”.

Como se sabe, el Banco Central decidió la semana pasada aumentar la tasa de referencia en 50 puntos base, a 6.25 por ciento, su mayor nivel desde 2009.

Pero la frase citada, incluida en el comunicado de Banxico, deja ver que ese incremento “no es una medida de una sola vez”, según analistas de Citibanamex.

Estiman que la tasa de interés podría cerrar el año en 7.5 por ciento, lo que sugiere aumentos adicionales de 125 puntos base de aquí a diciembre.

Aunque hay espacio para llevarla a 7.75 por ciento, considera Gabriel Casillas, economista en jefe de Banorte.

La 'joroba inflacionaria' se mantendrá de aquí a junio y eso sustenta la previsión de mayores alzas en la tasa, que estarán concentradas en la primera parte del año, dice Joel Virgen, subdirector de Análisis de Mercados Financieros Nacionales en Citibanamex.

El Banco Central elevó su tasa desde 5.75 por ciento con el fin de hacer frente a las presiones inflacionarias derivadas del gasolinazo y de la depreciación del peso, así como de mantener ancladas las expectativas de inflación de mediano y largo plazos.

El nuevo ‘apretón’ de las condiciones monetarias se agrega a los que Banxico venía aplicando desde finales de 2015.

Desde entonces van siete acciones de restricción que suman 325 puntos base en los últimos 14 meses, a partir de que la tasa de referencia estaba en 3.0 por ciento.

Las acciones de endurecimiento de la política monetaria han sido más frecuentes desde finales de septiembre pasado.

No hay duda de que estamos en un ciclo alcista de las tasas de interés, que tendrá un efecto negativo sobre el crecimiento económico del país.

Se estima que cada que aumenta la tasa en 50 puntos base, la economía deja de crecer 0.2 puntos.

De por sí la actividad económica en México se encuentra en una fase de desaceleración.

En 2016 la economía mexicana registró un crecimiento anual de 2.3 por ciento, de acuerdo con la Estimación Oportuna del PIB Trimestral.

Si bien fue superior a lo esperado, se compara con una expansión de 2.6 por ciento en 2015.

El entorno de incertidumbre que enfrenta el país complica hacer una estimación de la trayectoria de nuestra economía en 2017 y en años posteriores.

En la encuesta de expectativas de analistas de mercados financieros de Citibanamex, el pronóstico para el crecimiento del PIB en 2017 es de 1.5 por ciento.

El consenso espera que la economía muestre un crecimiento moderado en este año –el más bajo desde 2013– y muy inferior al de 2016.

Tasas de interés más altas repercutirán en un crédito más caro y escaso, con sus consecuentes efectos adversos en el aparato productivo.

Sin embargo, sustentado en su mandato constitucional, la única opción del Banxico es luchar contra la inflación mediante una mayor restricción monetaria.

En la coyuntura actual, se optó por privilegiar la estabilidad económica, aunque inevitablemente se sacrificará el crecimiento.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
El creciente ‘déficit de confianza’
Relevo ordenado y oportuno en el Banxico
La ‘burbuja de incertidumbre’