Opinión

El amigo Mancera contra la CDMX

  
1
  

  

Marcha FAC

Noticia es, entre otras cosas, aquello que rompe la normalidad. Que haya marchas en la Ciudad de México no es noticia. Que –en el sexenio mancerista– la marcha llegue al Zócalo, sí es noticia. Que la marcha sea coronada, así sea entre silbidos, por el jefe de Gobierno… claro que es noticia. Que a Mancera no le importe lo que pensarán los capitalinos de su puntada, no es noticia.

Así, una marcha campesina no llamó la atención por realizarse en lunes sobre Paseo de la Reforma. Que esa avenida esté bloqueada por manifestantes es normal. En cambio, que en el Zócalo, Miguel Ángel Mancera fuera un protagonista de un mitin campesino no es normal, aunque quizá deberíamos empezar a acostumbrarnos.

Hay que hacerse a la idea de que el jefe de Gobierno está en campaña, y que si se le da la gana usará a la capital de papalote en su afán de promocionarse de cara a (no se rían) la competencia por la presidencia en 2018.

Mancera usará para esa ensoñación la capital y todo lo que el gobierno capitalino disponga. Lo anterior no es una especulación mía, qué va, lo ha dicho, ni más ni menos, el consejero jurídico de la Ciudad de México, Manuel Granados.

Hace un mes, Granados dio una entrevista a 24 horas. En la charla, luego de generalidades sobre esa generalidad que es la venidera constitución (con minúsculas) de la CDMX, el consejero jurídico se descaró al hablar sobre el futuro. Esto le dijo a la reportera Karla Mora: “Hacer que el jefe de Gobierno sea candidato a la presidencia a la República, eso es prioridad y debería ser la prioridad para todos”. (http://bit.ly/2bhlLXb).

Por partes. La Consejería Jurídica de la Ciudad de México presume en su sitio que su función es “garantizar la protección de tus derechos” y hacer de la capital “una ciudad con apego a la legalidad”.

Si alguno de ustedes quiso circular el lunes por Reforma y cree que sus derechos al libre tránsito fueron violentados porque esa marcha no los dejó pasar por esa vía pública… pues a quejarse a otro lado, porque el consejero jurídico Granados ya dijo que más que proteger “tus derechos”, como presume en la web la Consejería, su prioridad es hacer candidato a su jefe.

¿Otra pista de lo sólida que es la verdadera vocación de Granados? Esta columna de trascendidos de El Universal (http://eluni.mx/2bgcSxb) señalaba ayer que sobre la marcha del lunes “nos comentan que el dirigente de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA), Álvaro López Ríos, fue quien organizó el evento y que el enlace con el gobierno capitalino fue el consejero jurídico Manuel Granados”. Hasta lo presumen, pues.

En conclusión. No es noticia que en el uso del Zócalo la lógica mancerista sea que si “son negocios, vengachepacá. Si son contestatarios, encapsúlenmelosaí”.

La novedad es que Granados y su jefe tienen nuevo criterio para permitir el uso de la plancha capitalina: si es una marcha “amiga” (eso dijo ayer Mancera, que las del lunes eran organizaciones “amigas” y que por eso fue al mitin) llegará al Zócalo. Así que nada de aplicar a los manifestantes el elemental principio jurídico de o todos coludos o todos rabones. Si no, pá qué son los amigos.

Lo que también es noticia es que el escudero del amigo Mancera declare sin pudor que la prioridad son las aspiraciones del jefe. Eso en automático deja en un segundo plano las necesidades de los gobernados.

¿Que qué pasa si eso violenta tus derechos ciudadanos? No me hagan reír.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Protección Civil (es un decir) lo hace de nuevo
Llámenle por su nombre: es una crisis
La crueldad de Fox