Opinión

El ajuste económico global y cómo enfrentarlo

1
 

 

dólares

La economía global está iniciando un nuevo ajuste del que se ignora su magnitud y su duración, pero sus primeros síntomas ya se manifiestan en varias naciones, mercados y sectores. Hay que recordar que la crisis financiera de 2009 no fue superada, sino sólo fue pospuesta por medio de una impresionante expansión monetaria del gobierno de Estados Unidos y otros países, que tuvo como resultado un incremento de las deudas soberanas, que en el caso de varios países es impagable.

Para corregir esta expansión de dinero la Fed suspendió este incremento de liquidez desde hace varios meses, lo cual ya ha impactado de distintas maneras desde antes de que decida elevar las tasas de interés, como son las siguientes:

•Rompimiento de “burbujas financieras” en todo el mundo, que requieren de una mayor liquidez para seguir creciendo, como son la que se crearon en el mercado del oro y otros metales preciosos, del petróleo, de mercados bursátiles en distintas partes del mundo como en Estados Unidos, Rusia, China y otros más.

•Reducción de demanda y desaceleración de varias economías, como son varias asiáticas y de Europa, así como en varios sectores industriales en los Estados Unidos.

•Fortalecimiento del dólar, y por lo tanto debilitamiento de diversas divisas importantes en el mundo, como son el euro y el peso mexicano. Esto se percibe en nuestro país como la devaluación que nuestra moneda ha tenido frente al dólar, pero que su valor siga igual frente al euro y al yen.

Es previsible que en los siguientes trimestres se profundice este ajuste, lo que seguirá afectando a los mercados y divisas enunciados previamente, pero puede también perjudicar a los mercados financieros y crediticios, así como a las empresas y bancos que se encuentren más débiles o que requieran más capital.

Sería iluso creer que por el hecho de que el ajuste se origina fuera de nuestras fronteras y perjudica a otros países de manera importante, no lastimará a la población mexicana. Por lo tanto es importante destacar que se puede hacer mucho, de manera interna, para reducir los costos que pueden sufrir las empresas y las familias derivados de este ajuste.
Nuestra economía ha sido impactada de ajustes globales previos en el pasado, de los cuales se pueden tomar lecciones sobre qué hacer y no hacer para reducir su costo:

•Es inevitable que el ajuste de los mercados globales tendrán un costo en la economía mexicana. Posponer o tratar de evitar la toma de decisiones correctas elevará su impacto dentro de nuestro país.

•Los ajustes son más traumáticos si se tiene un tipo de cambio fijo o semifijo; hay que evitar la tentación de manipular o fijar el valor del dólar, lo cual es diferente a darle liquidez al mercado para hacer el inevitable ajuste de manera suave.

•Es conveniente hacer los ajustes internos por medio de los diversos instrumentos que posee la administración pública y no depender de solo uno, lo cual eleva el costo del ajuste.

•Es inevitable que se tendrá que hacer una reducción en el gasto público, sobre todo tomando en cuenta el elevado monto del déficit fiscal, que no será fácilmente financiable en el futuro. Aunque se han anunciado dos recortes al gasto, el mismo ha seguido creciendo.

•Aumentos adicionales en los impuestos elevarían el costo que tendrían que absorber las empresas y las familias, además provocarían una mayor contracción en la economía.

•Es mejor que el ajuste en el gasto público se realice en procesos burocráticos que limitan el crecimiento, en partidas presupuestales obsoletas o redundantes y en reducción de corrupción que en menor inversión en la infraestructura.

•Mecanismos para fortalecer a las pequeñas y medianas empresas son un medio para sostener los empleos formales y así evitar presiones sociales futuras.

El autor es economista.
Correo: benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:
¿Perjudicará el tipo de cambio a la inflación?
Impactos de la debilidad del peso
Continúa expectativa de crecimiento pero a menor tasa